En jugadas cerradas, cuando el corredor y el tiro del jardinero llegaban juntos, Ángel Gustavo Zubieta Valenzuela, brincaba por encima del catcher para sentenciar “out” o “safe” en el aire. Todo un espectáculo de quien fuera conocido como el “Gello” o “Canguro”.

“Todos buscamos siempre un atajo hacia la gloria. Ángel pensó que ser espectacular era la ruta. Y sí, dejó huella en su poco andar como umpire”, comentó Jesús Monter, umpire de LMB entre 1975 y 1999.

“Gello” nació el 18 de octubre de 1948 en Tenosique, Tabasco, y falleció este lunes 21 de septiembre a la edad de 71 años.


“Para cantar el tercer strike agarraba vuelo, brincaba y daba una 'machincuepa' como le decía él, antes de marcar el strike. Claro, a muchos jugadores no les gustaba ese estilo cuando los ponchaban”, describe Monter.

Antes de llegar a la Liga Mexicana de Beisbol, “Gello” trabajó en la Liga Tabasqueña, en la Liga Central y en la Liga del Noroeste.

“Gello” estudió de joven para piloto aviador. Cuando su madre se enteró de que quería ser umpire se lo prohibió, pues su familia deseaba que terminara sus estudios de aviación.

Ángel formó parte de una familia que siempre gozó de buena posición económica. El negocio de los Zubieta era, entre otras actividades, la cría de cocodrilos, pejelagarto y la compraventa de ganado. Además, su padre y uno de sus hermanos ocuparon el cargo de presidente municipal de Tenosique.

El paso de Ángel Zubieta como umpire en la LMB fue corto, sólo seis temporadas, pero el poco tiempo que fue parte del circuito veraniego le sirvió para forjar su leyenda.

“Gello” Zubieta fue nombrado el Umpire del Año en la Liga Mexicana de Beisbol en 1983. Quienes lo recuerdan dicen que tenía muy buen criterio y una zona de strike consistente.