El intento del Chelsea por revalidar su cetro de la Champions League se esfumó, pese a una victoria por 3-2 en la cancha del Real Madrid, donde Karim Benzema se vistió de nuevo de héroe.

Al anotar en la prórroga para que la potencia española vuelva a las semifinales de este importante certamen, demostrando la razón que lo convierte en una de las potencias del futbol mundial.

El ariete francés había logrado un triplete en el duelo de ida para dar al Madrid una importante ventaja de 2-1.

Mientras que en el Santiago Bernabéu, consiguió el tanto decisivo mediante un cabezazo, tras un centro de Vinícius Júnior, a los seis minutos del primer tiempo extra.

Los anfitriones parecían vencidos tras verse en desventaja por 3-0 en el tiempo regular, pero Rodrygo, quien ingresó como suplente.

El futbolista merengue igualó el global a los 80 minutos y el Madrid encontró una forma de colocarse en la ronda de los cuatro mejores por décima ocasión en las últimas 12 temporadas.

Chelsea superó claramente al Madrid en los albores del encuentro y edificó una ventaja mediante goles de Mason Mount a los 15 minutos, Antonio Rüdiger a los 51 y Timo Werner a los 75.

El conjunto merengue enfrentará en la siguiente fase al Manchester City o al Atlético de Madrid, que juegan este miércoles en la capital española.

Lee también: A terminar la obra de cuartos de final de la Champions

 

La derrota se suma a las vicisitudes del Chelsea, que está en un proceso de venta forzada ante las sanciones impuestas en Gran Bretaña contra su dueño, el ruso Roman Abramovich.

Los Blues se sitúan terceros en la Liga Premier, con cinco puntos de ventaja sobre el Tottenham, en el último sitio que otorga un boleto a la Liga de Campeones, si bien tienen un partido pendiente.

Chelsea había eliminado al Madrid por un global de 3-1 en las semifinales del año pasado, antes de conquistar por segunda vez la Champions.