El piloto de Fórmula Uno Lewis Hamilton se unió a un consorcio que está haciendo una oferta por el Chelsea de la Premier League junto a Serena Williams.

Ambas estrellas del deporte mundial se unieron a un grupo que intenta adquirir el club de la Premier League al sancionado propietario ruso Roman Abramovich.

Previo al Gran Premio de Imola del fin de semana, el piloto británico y aficionado del Arsenal, otro equipo londinense, habló de la pasión que siente por el fútbol desde que era niño.

“A fin de cuentas soy un fanático de los deportes. Es el máximo deporte del mundo y Chelsea es uno de los clubes más grandes y exitosos a nivel mundial”, dijo Hamilton.

“Cuando era más joven, traté de ser el mejor jugador que podía ser y de hecho jugar para un equipo… pero luego terminé siguiendo las carreras”.

La oferta, una de las tres que aún siguen en pie en la pelea para comprar al club, está encabezada por el expresidente del Liverpool.

British Airways, Martin Broughton, y el presidente de World Athletics, Sebastian Coe y Hamilton asegura que fue Broughton quien lo convenció de unirse al consorcio.

“Bueno, naturalmente escuché al respecto en las noticias, obviamente todos lo saben. Y sí, nos contactaron y Sir Martin me habló por teléfono y me explicó sus objetivos”, dijo el heptacampeón mundial.

El siete veces campeón del mundo en la F1 ayudó a convencer a Williams, que también es una accionista minoritaria de los Dolphins de Miami de la NFL.

“Hablamos varias veces. Serena y yo somos muy cercanos, por lo que estamos en contacto constantemente”, afirmó.

Los actuales campeones europeos y del Mundial de Clubes podrían ser vendidos en tres mil millones de libras, una cifra récord en el deporte mundial.

Lee también: Serena Williams y Lewis Hamilton buscan comprar al Chelsea

 

Los representantes de Hamilton dijeron que el piloto de 37 años planea invertir más de 10 millones de libras (13 millones de dólares) en la oferta encabezada por Broughton, y Coe.

Un banco de inversiones en capital privado con sede en Nueva York, Raine Group, ha estado supervisando el proceso de venta que Abramovich anunció el mes pasado tras la invasión rusa de Ucrania.

El oligarca ha sido sancionado por Gran Bretaña y la Unión Europea por sus vínculos con el presidente ruso Vladimir Putin con activos congelados, incluyendo el Chelsea.