Sergio Pérez llega “en su mejor momento” al GP de Azerbaiyán.

En los últimos días, la expresión “hay tiro” ha estado en boga en el país, tras las pasadas elecciones en seis estados de la República Mexicana y, para quienes aún desconozcan su significado, esta frase popular representa una disputa reñida.

Sin embargo, a diferencia de lo que sucede en la política mexicana –está muy lejos de ser una batalla cerrada entre el partido gobernante y la oposición–, en la Fórmula 1, la pelea por el liderato de la clasificación está al rojo vivo y, al interior de Red Bull, mucho más. 

Tras su victoria en el GP de Mónaco, Sergio Pérez no sólo hizo historia en “rebasar” a Pedro Rodríguez como el piloto mexicano con más triunfos en la máxima categoría (3), sino que llegó a 110 puntos para colocarse a sólo 15 de distancia de su compañero, Max Verstappen, quien lidera el Mundial de Pilotos, con 125 unidades.

De esta manera, los bólidos de Red Bull llegan al circuito callejero de Bakú con los cuernos bien afilados para mantener el dominio de la escudería austríaca ante Ferrari, pero también –lo quieran o no– para competir entre ambos.

Y el tapatío, quien ganó esta carrera en 2021, dice que llega en el clímax dentro del “Gran Circo”. Lo que era un sueño hace tiempo, hoy está al alcance: pelear por el campeonato mundial.

“Estoy en el mejor momento de mi carrera y conduciendo para un equipo que siempre busca la perfección, que es el complemento perfecto para mí, y todavía me emociona pensar en lo que logramos en Mónaco, ver la alegría que le dio a mi familia y a mi país me motiva mucho”.

Lo único que le faltaba al mexicano para enfocarse de lleno en ganar carreras, dice, era tener la certidumbre de que renovaría contrato con Red Bull, la cual se dio antes de su victoria en el Principado.

“Eso te dice el gran trabajo que hemos hecho juntos y lo contentos que estamos el uno con el otro y, además, tener mi futuro decidido me permite estar centrado al ciento por ciento en el objetivo principal de ganar carreras y títulos mundiales”.

Tras ello, Verstappen felicitó a Sergio Pérez por mantenerse en Red Bull: “Es estupendo que ‘Checo’ haya firmado una ampliación de contrato con el equipo, es bueno tener la continuidad, y me llevo muy bien con él”.

Fricciones con Sergio Pérez, a la vista

Sin embargo, lo que en un principio eran risas y compañerismo puede tornarse en una disputa encarnizada por el primer lugar. Sergio lo dejó claro en el Gran Premio de España cuando se molestó por ceder su primera posición al neerlandés para que éste se llevara la carrera.

Christian Horner, director de Red Bull, sabe que pronto podría haber roces, pues antes de la carrera en Mónaco, tras la polémica suscitada en Barcelona, admitió que el mexicano “no ha aceptado ser el número dos. Él sabe que obtendrá el mismo equipo y las mismas oportunidades, pero creo que también es realista sobre sus expectativas“, dijo en aquel entonces.

Y añadió: “Creo que se está acercando cada vez más a Max en términos de rendimiento. La dinámica entre los dos también es muy buena. ‘Checo’, ahora en su segundo año, se siente más a gusto dentro del equipo”.

Pues bien, ese acercamiento son 15 puntos de distancia. Si bien Verstappen ha ganado cuatro veces esta temporada por sólo una victoria del mexicano, la brecha se reduce gracias a las ocasiones que han subido al podio: cinco del neerlandés por cuatro de Sergio Pérez.  

Por ello, incluso, excampeones de la F1 ya le advierten al vigente monarca de la máxima categoría que tenga cuidado con su coequipero, quien ya no estaría tan satisfecho con sólo actuar como “escudero”.

“Sergio dijo en España que estaba molesto porque le habían dado órdenes de equipo y que quiere pelear por el título. (…) Verstappen sigue siendo la obra maestra dentro del equipo y puede hacer mucho, pero tiene que tener cuidado con Sergio Pérez”, declaró Damon Hill, monarca de la F1 en la temporada 1996.

En 2021, Verstappen quedó último en la carrera, por lo que la sensación de revancha es grande. Vale decir que el Gran Premio de Azerbaiyán se corre desde 2016 y ningún piloto ha repetido la victoria, estadística que está en contra de Sergio Pérez.

Pero Red Bull deberá ser inteligente para evitar cometer los errores del pasado. En la edición de 2018, la escudería tuvo una pelea entre compañeros y no salió nada bien, pues Verstappen y su entonces coequipero, Daniel Ricciardo, peleaban por el cuarto puesto cuando chocaron entre sí y ambos quedaron fuera.

Ferrari y Leclerc, a romper la mala racha

Tras un inicio impresionante, tanto Charles Leclerc como “Il Cavallino Rampante” han cedido el control del campeonato a Red Bull y sus pilotos; sin embargo, aún se mantienen en la pelea y con una victoria todo podría cambiar.

Leclerc es segundo de la clasificación con 116 puntos. A pesar de llevarse la Pole Position en cinco de las siete carreras no ha podido consolidar ese dominio en puntos, e incluso apenas tiene dos victorias.

En Bakú y su imprevisible circuito puede volver al triunfo… si los Red Bull lo permiten.

También puedes leer: Sergio Pérez hizo historia en el Gran Premio de Mónaco