El 21 de junio, en una transmisión de la plataforma Twitch, el joven piloto estonio Jüri Vips utilizó la expresión “nigga”. Ante ello, aficionados y no fanáticos de la Fórmula 1 condenaron el uso de esta palabra con claros tintes racistas y no pocos se preguntaron lo que debió haber pasado el británico Lewis Hamilton para llegar a la cima de la máxima categoría.

Pues bien, aún estaba fresco este acto, cuando esta semana el expiloto Nelson Piquet fue protagonista de otro comentario hecho al siete veces campeón del mundo, el cual también puede considerarse racista.

El lunes se viralizó el comentario que hizo el brasileño tras el choque entre Hamilton y Max Verstappen en el GP de Gran Bretaña del año pasado. El tricampeón mundial de la F1 y cuya hija Kelly es novia del piloto neerlandés de Red Bull, usó la expresión “neguinho” (“negrito” en portugués) en noviembre del año pasado, en una entrevista en portugués que publicó en YouTube el Canal Enerto.

“El ‘neguinho’ puso el auto y no dejó que (el otro piloto se desviara). No había forma de que dos coches pasaran en esa curva. Por suerte para él, sólo el otro piloto (Verstappen) se jodió”, dijo Piquet.

Aunque no se trata de una expresión necesariamente racista en Brasil, sí se le considera a menudo de mal gusto e incluso ofensiva, dependiendo del contexto. El comentario de Piquet no tuvo repercusión en su momento, pero súbitamente se hizo viral antier, después de que pasease al presidente Jair Bolsonaro por Brasilia, quien busca la reelección.

Ante ello, Hamilton dijo que hay que cambiar las “mentalidades arcaicas” y sus palabras fueron apoyadas por la F1, la Federación Internacional del Automóvil (FIA) y por diferentes escuderías, incluyendo Mercedes donde corre Lewis.

“Esto va más allá del lenguaje. Estas mentalidades arcaicas deben cambiar, no tienen lugar en nuestro deporte. He estado rodeado de estas actitudes y sido acosado toda mi vida. Ha habido suficiente tiempo para cambiar. Llegó la hora de tomar medidas”
Lewis HamiltonPiloto de Mercedes

Y para que no hubiera problemas de interpretación sobre su postura, Lewis escribió algo en portugués: “Vamos focar em mudar a mentalidade” (Enfoquémonos en cambiar de mentalidad”). Asimismo, respondió con la palabra “Imagine” (imagina) a un tuit sobre lo que pasaría si él insultara a Piquet.

Hamilton, el único piloto de raza negra de la F1, ha ganado siete títulos mundiales y está empatado con el alemán Michael Schumacher como los máximos ganadores del llamado “Gran Circo”; sin embargo, Lewis ha ganado más carreras, 103 por 91 de “Schumi”.

“El lenguaje discriminatorio o racista es inaceptable en cualquier forma, no tiene lugar en la sociedad. Lewis es un embajador increíble de nuestro deporte y merece respeto. Sus incansables esfuerzos por aumentar la diversidad y la inclusión son una lección para muchos, algo con lo que estamos comprometidos en la F1”,  estableció la máxima categoría en un comunicado.

Hace dos años, Hamilton criticó los comentarios “ignorantes y maleducados” del exjefe de la F1 Bernie Ecclestone, quien dijo que “en muchos casos, las personas de raza negra son más racistas”.

Por su parte, la FIA condenó “enérgicamente todo lenguaje o comportamiento racista o discriminatorio, que no tienen lugar en el deporte ni en la sociedad en general”.

Red Bull le cierra la puerta a Vips

Y mientras había una lluvia de declaraciones en apoyo a Hamilton, Red Bull daba otro golpe en la mesa contra el racismo al oficializar la rescisión de Jüri Vips como su piloto suplente, justamente por los comentarios vertidos mientras jugaba en línea.

El piloto estonio de 21 años ya había sido suspendido provisionalmente la semana pasada, y a pesar de la disculpa que ofreció por el lenguaje utilizado, la escudería austríaca fue implacable en su decisión.

“Después de la investigación de un incidente online que involucró a Jüri Vips, se rescindió el contrato como piloto de pruebas y suplente. El equipo no tolera forma alguna de racismo”, se lee en el comunicado de la escudería austriaca.

“Quiero disculparme sin reservas por el lenguaje ofensivo utilizado durante una transmisión de juegos en vivo el día de hoy (21 de junio). Este lenguaje es completamente inaceptable y no representa los valores y principios que sostengo”, escribió Vips en su cuenta tras darse a conocer el escándalo.

El estonio, previamente, se vio inmiscuido en otra polémica, pues al recibir un gorro de color rosa, lo calificó de “gay”.

Vips marchaba en la séptima posición del campeonato mundial de Fórmula 2 con 51 puntos y alcanzó el podio en los grandes premios de Baréin y Mónaco. Además, había sustituido al mexicano Sergio Pérez en la primera práctica del Gran Premio de España.

En la arena pública de las redes, ambas acciones han sido calificadas por algunos como exageradas; sin embargo, la mayoría opina que sólo evidencian el racismo que se vive en la categoría reina del automovilismo. ¿Tú qué opinas?

Lewis Hamilton, el activista de la F1

Lewis Hamilton es uno de los activistas contra el racismo más reconocidos en el ámbito deportivo. Dicha faceta se visibilizó en 2020, tras el asesinato de George Floyd en Estados Unidos a manos de la policía.

“Algunos de ustedes figuran entre las más grandes estrellas y sin embargo permanecen silenciosos frente a la injusticia”, escribió Lewis en su cuenta Instagram y, a mediados del año pasado, habló sobre lo que vivió en su primer año en la F1.

“Recuerdo el primer año en que entré a este deporte, experimenté el racismo de esta multitud y nadie dijo nada”, declaró en una entrevista con The Wall Street Journal.

Vegano desde 2017 porque, dice, es la única solución para el planeta, Hamilton es una voz crítica cada que la Fórmula 1 hace parada en Oriente Medio, donde siempre cuestiona la falta de respeto a los derechos humanos y la penalización de la homosexualidad, por lo que ha utilizado en su casco los colores del arcoíris, en clara referencia a la comunidad LGBT+.

También puedes leer: Lewis Hamilton defiende a jugadores de Inglaterra ante el racismo