El jugador uruguayo Luis Suárez fue suspendido por nueve partidos y expulsado de cualquier actividad futbolística por cuatro meses, tras haber mordido al azzurro Giorgio Chiellini el pasado 24 de junio.

Esto le costará, si Uruguay no pasa a cuartos de final, jugar la Copa América el próximo año. La Comisión Disciplinaria de la FIFA resolvióque Suárez era culpable por lo que no podrá siquiera entrar a los estadios durante el tiempo que dure su expulsión.

 Además, se le impuso una multa de 112 mil dólares a pesar que la selección uruguaya aseguró que todo se debía a la agresión que había sufrido el jugador por parte de la escuadra italiana. 

“No se puede tolerar este tipo de comportamiento en un terreno de juego, especialmente durante la Copa Mundial de la FIFA, cuando millones de personas tienen la vista puesta en los jugadores”, declaró Claudio Sulser, presidente de la comisión.