Los Pumas se colocó en la final de la Liga de Campeones de la CONCACAF el martes, tras resistir en inferioridad numérica para rescatar el empate 0-0 con Cruz Azul.

Los universitarios avanzaron gracias a la ventaja de 2-1 que lograron en el partido de ida, la semana pasada.

Se trata de su primer pasaje a la final del torneo regional desde el 2005, cuando perdieron ante Saprissa de Costa Rica.

Los universitarios no se coronan en el torneo regional desde 1989, cuando derrotaron a Pinar del Río.

Pumas espera al ganador de la serie entre los Sounders de Seattle y el New York City FC, que se dirime el miércoles.

El ganador se gana el derecho para disputar el Mundial de Clubes.

Los universitarios buscarán extender el dominio de los equipos mexicanos en la CONCACAF. El último equipo no mexicano en coronarse fue justamente el Saprissa hace casi 17 años.

Para Cruz Azul el revés supone un fracaso más en su intento por alcanzar de nueva cuenta una final regional.

La Máquina quedó fuera en semifinales por segundo torneo consecutivo y tendrá que esperar para buscar un séptimo título con el que empataría al América como el equipo más laureado de la zona.

Ante un estadio Azteca que recibió a poco más de 50.000 espectadores, Pumas generó la primera llegada clara de peligro en el encuentro a los 18 minutos.

Con un disparo del brasileño Diogo que fue desviado por el portero Sebastián Jurado. Cruz Azul respondió casi de inmediato en una contra.

En la que el chileno Iván Morales recibió un pase de Uriel Antuna y de frente al arco mandó su tiro por encima del portero Alfredo Talavera.

Lee también: VIDEO: Gerardo Martino le cierra la puerta al Chicharito por esta razón

 

La Máquina dominó la posesión los siguientes minutos antes del descanso, pero generó pocas llegadas claras de gol.

Pumas se quedó con 10 a los 64 por la expulsión de Arturo Ortiz luego de una falta sobre Santiago Giménez en las afueras del área.

La Máquina tocó a puerta a los 80 con un disparo de Adrián Aldrete que fue desviado a tiro de esquina por Talavera.