Alejandro Kirk es un prospecto de grandes dimensiones. Más allá de su talla, 1.73 metros de estatura y 120 kilogramos de peso, el receptor tijuanense, de apenas 21 años, se abrió paso en el mejor beisbol del mundo gracias a sus cualidades: chocador de bola, velocidad y gran defensiva.

Kirk realizó su debut en la Gran Carpa con los Azulejos de Toronto y se convirtió en el primer pelotero mexicano formado en el sistema de desarrollo de Toros de Tijuana que cumple el sueño de jugar en Grandes Ligas.

“Alejandro tiene como principal característica su capacidad ofensiva. Tiene un talento natural para estar detrás de home, a la hora de llamar los juegos y para desenvolverse a la defensiva. Él es un muchacho muy tranquilo y enfocado en su trabajo, sabe escuchar los consejos de sus coaches”, comentó Aaron Acosta, scout de los Azulejos, quien firmó a Kirk.

Kirk es apenas el tercer pelotero mexicano que debuta con Toronto, después de José Silva (1996) y Roberto Osuna (2015), y el primer jugador de posición nacido en México que juega con el equipo canadiense en los últimos 41 años.

La franquicia de Azulejos, que se incorporó a la Liga Americana en 1977 como equipo de expansión, ha tenido entre sus filas a un total a 11 mexicanos: Héctor Torres (1977), Luis Gómez (1978-1979), José Silva (1996), Esteban Loaiza (2000-2002), Juan Acevedo (2003), Édgar González (2013), Marco Estrada (2015-2018), Arnold León (2016), Jaime García (2018), Roberto Osuna (2015) y Alejandro Kirk (2020).

Con el debut de Alejandro Kirk son ya siete los mexicanos que se han presentado este año en la Gran Carpa, segunda cifra más alta en toda la historia, sólo detrás de los nueve que debutaron en 1995 y empatado con los siete de 1991.

Kirk nació el 6 de noviembre de 1998 en Tijuana, Baja California. De niño era fanático de los Cardenales de San Luis y su ídolo era el dominicano Albert Pujols.

Proviene de una familia cien por ciento beisbolera. Su padre, Juan Manuel Kirk, es un expelotero amateur muy reconocido en Tijuana.

Alejandro es el segundo de tres hermanos. El mayor se llama Juan, tiene 24 años, debutó en la Liga Mexicana de Beisbol en 2017 con Toros de Tijuana y actualmente pertenece a Pericos de Puebla. Andrés, el menor de los hermanos, aún no decide si se dedicará al beisbol profesional.

También puedes leer: Pandemia benéfica para beisbolistas mexicanos