La edición 2022 de Wimbledon es atípica por donde se le vea. Será recordada por el hecho de que los reflectores se centran en los tenistas veteranos, en que no habrá puntos para repartir y en que una mexicana vuelve al torneo de singles desde que Angélica Gavaldón lo hiciera en 1996.

Debido al veto que impuso el All England Club a todos los tenistas rusos y bielorrusos, Daniil Medvedev, primero del ranking de la ATP, se perderá el tercer Grand Slam del año y así, Novak Djokovic y Rafael Nadal, los “viejos lobos de mar”, llevan el rol estelar en la rama varonil al quedar como cabezas de serie.

El primero, con 20 títulos de Grand Slam, buscará acortar distancias con el segundo que, tras ganar Roland Garros, llegó a 22 “Majors” en su carrera, que lo ubican como el máximo ganador de torneos de este tipo en la historia de la ATP.

Sin embargo, el español no es el jugador con más títulos de “Grandes” en este Wimbledon. Ese honor le pertenece a la estadounidense Williams, quien tiene 23, y sigue a uno de igualar la legendaria marca de Margaret Court.

La estadounidense, de 40 años, y quien no gana un Grand Slam desde el Abierto de Australia de 2017, regresa tras más de un año por una lesión en la pierna derecha que, justamente, se presentó en la edición 2021 de Wimbledon.

“No me retiré. Nada más necesitaba un descanso físico y mental”, dijo Williams el sábado. Serena apareció sorpresivamente en dobles del torneo de Eastbourne esta semana, junto a Ons Jabeur; sin embargo, la estadounidense de 40 años no jugó en singles antes de Wimbledon.

Opiniones divididas sobre el veto a rusos y bielorrusos

Y ante la ausencia de los tenistas rusos y bielorrusos, “Nole”, que disputó su primer partido en la Cancha Central este lunes, declaró que “cuesta decir lo que está bien o mal”.

Sin embargo, “como hijo de la guerra –se refiere al conflicto de los Balcanes en la década de los 90–, sé lo que se siente estar en su lugar (los ucranianos)”, dijo el serbio de 35 años, quien añadió:

“Por otra parte, no estoy de acuerdo en prohibirle a los tenistas rusos, a los bielorrusos, competir indefinidamente. No veo cómo han contribuido a nada de lo que está pasando. No me parece justo”.

Tras la medida adoptada, tanto la ATP como la WTA, las giras profesionales de hombres y mujeres, informaron que Wimbledon no contará para repartir puntos del ranking. Esta decisión es sin precedentes en el deporte blanco.

Pero también hubo muestras de inconformidad a nivel individual. Algunos optaron por no presentarse, incluida la canadiense Eugenie Bouchard, finalista de 2014, y la japonesa Naomi Osaka, cuatro veces ganadora de Grand Slam. Hay otros que piensan que no pueden dejar pasar la oportunidad de jugar en el césped legendario.

“Definitivamente, el hecho de que no haya puntos es difícil de asimilar. No voy a sentarme aquí para decirles que eso me alegra. Pero los naipes se repartieron ya. Al final, si yo le dijera a mi mamá que no voy a jugar en Wimbledon, me preguntaría: ‘¿Estás loco?’. Así que jugaré sin duda”, dijo el estadounidense Frances Tiafoe.

“Esto ha salido de las manos de todos. Es una situación difícil, un momento loco. Y no se trata sólo de un jugador. No es un problema en que uno pueda preguntar: ‘¿Por qué yo?’”, dijo.

A su vez, para “motivar” a los tenistas a participar, el All England Club anunció que aportaría un total sin precedente de unos 40 millones de libras (50 millones de dólares) en compensaciones para los jugadores.

Otros nombres importantes se han borrado de la lista de participantes por varias razones: Ash Barty, la campeona reinante, se retiró en marzo, apenas a los 25 años. Roger Federer, ocho veces monarca, no se ha recuperado de su cirugía más reciente de rodilla. El suizo no ha participado de hecho en un solo torneo desde Wimbledon en 2021.

Por su parte, el alemán Alexander Zverev, segundo del ranking, se rompió los ligamentos del tobillo derecho en el Abierto de Francia y tampoco podrá participar.

Asimismo, por primera vez en la larga historia de Wimbledon, habrá un día de descanso dominical, por lo cual, lo que había sido un certamen de 13 días, será ahora un evento de dos semanas completas.

Fernanda Contreras, a hacer historia en Wimbledon

Este lunes, Fernanda Contreras rompió de manera oficial la sequía que había de mexicanas en Wimbledon. Pasaron 26 años para que una tenista de nuestro país tomara parte en el tercer Grand Slam del año en singles.

El duelo de la potosina ante la polaca Magda Linnette estaba programado alrededor de las 08:15 horas, pero se retasó por la lluvia y ahora será a las 11:30 horas. La nieta de Pancho Contreras llegó a Wimbledon tras participar en Roland Garros, torneo que en el que se metió desde la “qualy” hasta la segunda ronda.

Esta vez, también clasificó al cuadro principal desde los duelos clasificatorios.

Fernanda no es la única mexicana en el torneo. Giuliana Olmos buscará seguir brillando en este 2022 en la rama de dobles junto con la canadiense Gabriela Dabrowski. Ellas saltarán a la cancha el miércoles.

Finalmente, en dobles varonil, Hans Hach Verdugo, Santiago González y Miguel Ángel Reyes también competirán con sus respectivas parejas.

También puedes leer: Tsitsipas y Bautista Agut disputarán título en el Abierto de Mallorca