Después de conquistar su séptimo título de Wimbledon y alcanzar su Grand Slam 21, poniéndose uno por delante de Roger Federer y uno detrás de Rafael Nadal, Novak Djokovic se tomará unas semanas de vacaciones.

Lo que no está claro es cuánto tiempo estará sin actividad.

El próximo torneo de Grand Slam es el Abierto de Estados Unidos y, de momento, Djokovic no podrá participar por no estar vacunado contra el COVID-19.

“Quisiera estar ahí”, dijo.

Sin embargo, como un ciudadano extranjero no vacunado, no puede ingresar a Estados Unidos. El serbio intentó esquivar el protocolo de vacunación en el Abierto de Australia en enero al procurar una exención avalada por el torneo, derivando que acabase compareciendo ante un juzgado y siendo detenido, hasta que eventualmente le revocaron la visa y fue deportado del país, algo que podría impedirle volver a Australia en 2023.

Realmente es complicado determinar lo que sigue para Djokovic. Está en un limbo muy inusual.

Todo depende de él, desde luego, pero categóricamente insiste — y lo reiteró tras derrotar a Nick Kyrgios por 4-6, 6-3, 6-4, 7-6 (3) el domingo en el All England Club: “No planeo vacunarme”.

A esta altura de su carrera, Djokovic ha acumulado laureles que sobran para darle brillo a su palmarés, reputación y sitial en el panteón del tenis.

Lee también: Novak Djokovic gana su séptimo título de Wimbledon al vencer Kyrgios

Se entiende, por ejemplo, que con 35 años ya no se inmuta por no ser el número uno del mundo (ya rompió el récord de más semanas en la cima de la ATP) o retroceder al séptimo puesto en el ranking publicado el lunes, pese a que atrapó su cuarto título seguido de Wimbledon.

Es un presente inusual. Esta misma semana, Djokovic perdió los 2 mil puntos por consagrarse el año pasado en Wimbledon y, al mismo tiempo, sin embolsarse nada por llevarse el título de 2022, consecuencia que las giras de la WTA y la ATP no repartieron puntos como respuesta al veto de los tenistas de Rusia y Bielorrusia por la guerra en Ucrania.

Fue lo que le impidió al número uno mundial Daniil Medvedev, el ruso que derrotó a Djokovic en la final del US Open el año pasado para estropearle el intento de monopolizar los cuatro títulos grandes en el mismo año por primera vez desde 1969, acudir al All England Club.

Y ahora, parece que Djokovic no podrá estar presente en Flushing Meadows, donde el torneo comenzará el 29 de agosto.

Aunque parece que habrá más oportunidades.

“No tengo prisa alguna, de acabar mi carrera en un año o dos. No pienso en ello”, dijo Djokovic. “Quiero mantener mi cuerpo sano porque eso es necesario para mantenerme en este nivel”.