La inseguridad es uno de los problemas más graves en México. Debido a los altos índices delictivos, millones de personas se han visto en la necesidad de buscar alternativas que les permitan cuidar su integridad y llegar con bien a casa.

La última Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) realizada por el Inegi muestra que aproximadamente 79.4 por ciento de la población de 18 años y más tiene una elevada percepción de miedo e inseguridad en el transporte público, situación que ha provocado que los mexicanos se acerquen a aplicaciones móviles como Uber, Cabify, EasyTaxi, Didi, Beat, entre otras.

La cifra es preocupante al tomar en cuenta que cada día cerca de 5.5 millones de mexicanos atraviesan la Ciudad de México de un punto a otro en transporte público.

Las aplicaciones de transporte privado han abierto un sin fin de posibilidades en el tema de seguridad, en especial con las mujeres, segmento de la población que ha sido víctima de asaltos y agresiones en mayor medida.

Ante este panorama, el mercado para estas plataformas es muy amplio gracias al interés de las 32 millones de personas que ya las utilizan para evitar este tipo de ataques, según la consultora Dalia Research.

Bernardo Baranda, director regional para Latinoamérica del Instituto Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP por sus siglas en inglés), asegura que este tipo de alternativas hace que los usuarios se sientan seguros, ya que conocen los datos personales de quien les dará el servicio.

“Las aplicaciones han mejorado la percepción de seguridad y su mayor ventaja es que te dicen en dónde está el vehículo, quién es el conductor, el número de placas y te ofrecen la opción de compartir la ruta”
Bernardo BarandaDirector regional para Latinoamérica del ITDP

Desde hace cinco años aterrizaron en el país las primeras apps de este tipo, la última fue Beat, que nació en Atenas en mayo de 2011 y forma parte de Daimler Group, compañía dueña de Mercedes Benz.

En la actualidad, opera en México, Perú, Chile y Colombia, además tiene planes de expandirse por toda América Latina.

A pesar de que Uber es la líder en el mercado, la plataforma ateniense ofrece viajes más baratos, sin embargo, el mayor problema al que se enfrenta es que su base de usuarios aún es muy baja, hecho que se traduce en menos conductores disponibles.

El director regional para Latinoamérica del ITDP opina que las diferencias entre todas aplicaciones que operan en territorio nacional son mínimas, ya que en la mayoría de los casos el servicio que ofrecen presenta los mismos beneficios, pero la mayor diferencia son sus tarifas.

“El método implantado por este tipo de plataformas podría ser una oportunidad para solucionar el problema que hoy atraviesan los conductores de taxis en la Ciudad de México, ambas partes deben garantizar seguridad a los usuarios y debe existir una competencia que les Fuente: Con información de las aplicaciones permita brindar el mejor servicio”.