¿Quién puede conocer más a una empresa que su fundador y director general?

Considerada como la mayor inversión en tecnología en los últimos 5 años, Michael Dell ofreció destinar 24 mil 400 millones de dólares para recomprar a la compañía DELL y de esta manera sacarla de Bolsa y tener control absoluto.

Cuando Dell anunció el precio para recomprar las acciones de la empresa que él creó hubo escépticos en la operación, sus argumentos no fueron convincentes y pronto surgieron propuestas para contraatacar la postura.

El primero en lanzar la contraofensiva fue el fondo Blackstone Group LP, pero tan solo un mes después anunció que retiraba su oferta debido al creciente deterioro en el mercado de las computadoras personales.

Sin embargo, contra todos los pronósticos, la semana pasada el multimillonario Carl Icahn anunció que él buscaría echar por tierra la oferta de compra que lidera Silver Lake Management LLC, y pide a los accionistas de DELL que la rechacen, a cambio Icahn la mantendría como una empresa que cotiza en bolsa, ofreciendo 12 dólares en efectivo o en acciones adicionales, comparado con los 13.65 dólares  por acción en efectivo ofrecido por Dell y Silver Lake.

Icahn tendrá que convencer a los inversores que su acción mantendrá un precio superior al 1.65 dólares y que esta tendrá un crecimiento en su precio, para lograr su objetivo esta asociado con un prestigioso manejador de fondos, Southeastern Asset Management Inc. quien respalda la operación. 

En su informe de los fondos Longleaf, O. Mason Hawkins y G. Staley Cates (presidente y director general de Southeastern Asset Management, Inc.) explican su postura: 

“Estamos luchando contra la oferta de compra, el precio que se ofrece elimina la participación de los actuales accionistas en el éxito futuro de DELL, obligándolos a vender en un precio muy por debajo de lo que la empresa vale y sólo refleja el negocio de PC en declive, este sólo representa el 20 por ciento de nuestra valoración de la empresa”

Los accionistas que han pagado el precio para construir la base para el éxito futuro de Dell merecen el derecho a participar en los beneficios. 

La lucha por el control de la empresa puede extenderse hasta mediados del verano, donde todos los accionistas tendrán que decidir cual es la mejor oferta.