40%

de las ganancias de la industria automotriz provendrán de los autos robots para el 2030, según estimaciones de la consultora Roland Berger


El anuncio de BMW se presenta en la misma semana que un accidente fatal involucrando un Model S de Tesla con piloto automático 

La semana pasada trajo buenas y malas noticias para quienes desean automatizar la conducción automovilística.

La buena noticia para la visión de los autos inteligentes es que BMW anunció su intención de lanzar un modelo autónomo al mercado para el 2021, pero la mala es que un accidente involucrando la función de piloto automático de uno de los autos de Tesla Motors atrajo la atención de las autoridades, que están preocupadas por la seguridad de estos vehículos.

BMW, la mayor productora de autos de lujo del mundo, anunció que colaborará con Intel y con Mobileye para lanzar el iNext en los próximos cinco años, el cual debe reemplazar el Serie 7 como el modelo insignia de la armadora alemana.

La empresa además indica que el iNext será la base para “flotas de vehículos completamente autónomos”, ya que su plataforma estará disponible para que otros manufacturadores de automóviles y empresas de tecnología la aprovechen.

“Dados los jugadores involucrados, (el iNext) probablemente se convertirá en el estándar de la industria”, dijo Arndt Ellinghorst, analista en la consultora Evercore ISI, en entrevista con Bloomberg.

BMW está tomando el liderazgo en este rubro al marcar una fecha específica, poniendo presión sobre sus rivales automotrices Tesla y Mercedes-Benz y sobre competidores tecnológicos como Uber y Google. La firma de consultoría Roland Berger estima que para el 2030 el 40 por ciento de las ganancias automotrices provendrán de autos robots.

Accidente automático

El anuncio de BMW se presenta en la misma semana que un accidente fatal involucrando un Model S de Tesla, cuya función de piloto automático también utiliza la tecnología de Mobileye.

El Model S involucrado no fue capaz de distinguir entre la pintura blanca de un camión de remolque y el cielo iluminado, cruzando el carril y chocando contra la caja del vehículo en el proceso.

En la investigación posterior del incidente, el cual es el primer accidente registrado involucrando el piloto automático de Tesla, Mobileye indicó que la tecnología involucrada está diseñada para prevenir choques posteriores y no laterales, ya que el sistema no será capaz de procesar el tráfico lateral hasta por lo menos el 2018.

Pero el accidente ya atrajo la atención de la Oficina Nacional de Seguridad de Tráfico en Autopistas (NHTSA, por sus siglas en inglés), que ya abrió una evaluación preliminar de la tecnología de Tesla.

“La Oficina de Investigación de Defectos de la NHTSA va a examinar el diseño y desempeño de los sistemas de manejo automático usados al momento del choque”, dijo la agencia mediante un comunicado.

En respuesta, Tesla dijo que su tecnología de todas formas se desempeña mejor que los conductores humanos, ya que “esta es la primera muerte en más de 130 millones de millas de viaje en las que el piloto automático ha sido activado. Entre todos los vehículos en Estados Unidos, hay una muerte cada 94 millones de millas de viaje”.