49%

el alza registrada en el precio de las acciones de Nintendo durante las dos últimas jornadas

Nintendo está viviendo un éxito sin precedentes gracias a un nuevo producto que aprovecha uno de sus viejas propiedades: Pokémon Go. El videojuego de realidad aumentada, diseñado para el lucrativo mercado de entretenimiento de smartphones, se convirtió en un fenómeno de popularidad durante el fin de semana.

Pokémon Go fue lanzado en Estados Unidos la semana pasada, y según la firma de análisis SimilarWeb el videojuego móvil ya consume una mayor parte del tiempo de sus usuarios que aplicaciones como WhatsApp o Snapchat y pronto tendrá más usuarios estadounidenses que Twitter.

El éxito de Pokémon Go se ha vuelto patente en las acciones de Nintendo, que el año pasado realizó una inversión de 30 millones de dólares en Niantic, el estudio responsable del desarrollo del juego, en conjunto con la Pokémon Company y Google.

El diario Financial Times reporta, con base en un análisis de la consultora Macquarie Group, que la inversión en Niantic le reditúa a Nintendo alrededor del 10 por ciento de las ventas de Pokémon Go. La empresa además mantiene una participación accionaria de 33 por ciento en la Pokémon Company, la cual obtiene alrededor de un 30 por ciento de las ventas.

El precio de las acciones de la empresa japonesa de videojuegos vio su mayor salto en la historia durante la jornada de ayer, incrementando su nivel en 25 por ciento (el límite diario permitido por la Bolsa de Tokio). Esto después de que las acciones repuntaron 9 por ciento durante la jornada del viernes.

El disparo del lunes, el más grande en los 33 años en que Nintendo ha cotizado en la bolsa, se suma para coronar un rally accionario que en dos días ha incrementado el valor de los títulos de la empresa en 49 por ciento y agregado alrededor de 7.1 mil millones de dólares a su capitalización de mercado.

Nuevos horizontes

Los productos de Nintendo han enfrentado dificultades en la más reciente generación de consolas contra la oferta de rivales como Sony y Microsoft. Es por esto que la diversificación hacia un sector lucrativo y poco explotado por sus rivales peor posicionados, como los videojuegos móviles, es visto como una decisión con gran potencial positivo.

“Esto ha sido un recordatorio de que Nintendo tiene propiedad intelectual increíblemente poderosa. Dada esa fuerza, hemos dicho por un tiempo que, en el largo plazo, la mejor relación puede ser proyectos en conjunto entre Nintendo y Disney”, dijo David Gibson, analista de Macquarie Securities, en entrevista con el Financial Times.