“México necesita educación en negocios para estar a la par con otros países”
José SevillaFundador y director de Happpy

El cambio de hábitos de los consumidores mexicanos ha provocado que los desarrolladores de centros comerciales replanteen su modelo de negocio con el objetivo de no quedar rebasados ante el avance del e-commerce.

Aproximadamente 45 por ciento de los mexicanos realizó la compra de algún producto o servicio en línea, de acuerdo con el estudio de Comercio Electrónico en México 2018, elaborado por la Asociación de Internet.

De seguir con ese ritmo, los centros comerciales podrían quedar expuestos por el cambio de preferencias entre los consumidores.

Tal es el caso de algunas de las tiendas en Estados Unidos como GAP; Victoria’s Secret; Tesla; Ann Taylor, así como Ascena Retail, entre otras, que anunciaron al inicio de este año el cierre de 4 mil 300 tiendas ubicadas al interior de malls

La mayoría de los establecimientos cerrarán sus salas de exhibición por las altas ganancias que han generado a través de las plataformas digitales, las cuales seguirán creciendo.

Pero, esa historia aún no es parte del rumbo de México, Juan Flores, director de análisis de mercado en Newmark Knight Frank México, asegura que la transformación en el consumo digital de los mexicanos todavía está lejos de ser una realidad, ya que existen factores como el social, cultural y económico que retrasan este salto tecnológico.

El cierre de tiendas se ha dado en países culturalmente distintos a México, por eso en territorio nacional aún no se puede replicar lo que pasó en Estados Unidos, pues no se cuenta con un nivel de bancarización tan elevado como otros países, explica Flores.

“A los mexicanos todavía les gusta ir a los centros comerciales, prueba de ello es que cada vez hay más cafés y restaurantes en donde la gente disfruta de su tiempo libre”, agrega el director de análisis.

El especialista insiste en que México es un mercado potencial de 20 millones de consumidores de clase media creciente, de los cuales 85 por ciento de ellos prefieren vivir la experiencia de compra de manera física, mientras que 30 por ciento de los millenials son los que ya han optado por las compras en línea.

Consumo mexicano

José Gazca, investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, detalla en el estudio Centros comerciales: hitos contemporáneos del consumo que el modelo de negocio de estos espacios es exitoso porque las firmas que ofrecen productos y servicios aprovechan la modalidad de economía de aglomeración.

Los hábitos de los consumidores mexicanos en internet se han transformado. Cerca de 51 por ciento de los consumidores son hombres con empleo y tienen entre 25 y 44 años. Entre abril y junio del año pasado cuatro de cada 10 mujeres de entre 25 y 35 años se sumaron a este tipo de consumo.

“El cambio de preferencia a lo digital entre los mexicanos todavía va a tardar mucho porque existen factores sociales, culturales y económicos que retrasan ese salto tecnológico”
Juan FloresDirector de análisis de mercado en Newmark Knight Frank México

La mayor parte de las compras online se registraron en cuatro entidades de la CDMX: centro-sur (23 por ciento), noroeste (16 por ciento), oeste (14 por ciento) y centronorte (11 por ciento).

23
por ciento de las compras en línea se han registrado en el centro-sur de la CDMX

José Sevilla, fundador y director de la escuela digital Happpy, refiere que muchas de las compras en línea se realizan a través de tarjetas de crédito, método que imposibilita a los usuarios adquirir algún producto o servicio.

Aproximadamente 53 por ciento de los adultos en México no están bancarizados, de acuerdo con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

51
por ciento de los consumidores en internet son hombres de entre 25 y 44 años

El fundador de Happpy comenta que para que México llegue al nivel que tienen otros países es necesario que las tiendas departamentales se vuelvan “híbridos”, esto significa que además de tener una tienda física opten por posicionar su marca en plataformas de internet.

Además, Sevilla reitera que hace falta mucha educación en cuanto a logística y mercadotecnia para el desarrollo de habilidades digitales que les permitan a las marcas aprovechar al máximo la tecnología

“La gente busca lo que quiere en línea, muchas veces es solo algo que les llama la atención y luego lo van a buscar a la tienda para comprarlo”.