Las peticiones del mundo de las finanzas británicas han sido escuchadas, ya que el Reino Unido logró un nuevo acuerdo de swap de divisas con China y espera con eso fomentar el comercio y la estabilidad financiera. 

El acuerdo entre los bancos centrales de ambos países, que tendrá una duración de tres años, le permitirá al Reino Unido inyectar hasta 200 mil millones de yuanes en su mercado financiero en caso de escasez de la moneda china. 

Reuters reporta que el acuerdo implicaría que el banco central británico podría suministrar yuanes a ciertas instituciones a cambio de otras divisas en caso de escasez repentina en el mercado londinense. 

Por ejemplo, una compañía británica podría, en una situación de urgencia y escasez, solicitar yuanes al banco central para pagar importaciones chinas.

Aún en caso de no usarse, la línea de intercambio podría incrementar la confianza de los inversionistas en el comercio de yuanes y apoyar la meta del gobierno chino de convertir al yuan en una moneda de mayor uso internacional.

Fortalece a Londres

El acuerdo es el primero en su tipo que China logra pactar con un miembro del G7, pero es similar a los más de 15 que ha establecido con otros países, sobre todo en mercados emergentes como Brasil o Indonesia.

En enero de este año, el Banco de Inglaterra anunció que estaría interesado en establecer un acuerdo como este, algo que los financieros británicos habían solicitado para fortalecer la posición de Londres como un centro financiero líder en la emisión de bonos denominados en yuanes.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, y su similar en el Banco Popular de China, Zhou Xiaochuan, firmaron el acuerdo durante el fin de semana. 

“En el caso, poco probable, de que exista una escasez generalizada de liquidez de yuanes, el Banco tendrá la capacidad de facilitarle liquidez en yuanes a las instituciones elegibles en el Reino Unido”, declaró King mediante un comunicado.

Este acuerdo será uno de los últimos proyectos de King, que dejará su puesto a final de este mes para ser reemplazado por Mark Carney, exgobernador del Banco de Canadá. 

Bloomberg reporta que el acuerdo es la culminación de meses de negociaciones de diplomacia económica entre Reino Unido y China. 

El acuerdo fue firmado en un momento en que Londres compite con otros centros financieros como París, Zúrich, y Fráncfort para convertirse en el líder del mercado de yuanes en Europa, al mismo tiempo que China intenta facilitar el incremento en el uso de su moneda alrededor del mundo.

Su utilidad
El Wall Street Journal analiza la situación y las implicaciones del acuerdo.