Tesla Motors, la empresa de vehículos eléctricos fundada por Elon Musk, anunció ayer que comprará a SolarCity, la mayor empresa de paneles solares de Estados Unidos, por 2 mil 600 millones de dólares. Esto con el fin de unificar sus operaciones, creando una sola empresa de energía sustentable.

El plan de adquisición es una piedra angular del “plan maestro” de Musk revelado este mes, el cual plantea una visión de largo plazo para Tesla que incluye ser una empresa integrada de generación de energía solar y manufactura de vehículos eléctricos autónomos.

La fusión entre ambas formalizaría una unión que ya existía de forma indirecta. Musk es el principal accionista individual de SolarCity, y preside su consejo de administración. Además, los fundadores de SolarCity (Lyndon Rive, su director ejecutivo, y Peter Rive, su director de tecnología) son primos de Musk.

La fusión consistiría en un intercambio de acciones sin efectivo, con los accionistas de SolarCity obteniendo 0.11 acciones de Tesla por cada uno de sus títulos. Tomando en cuenta los precios de las acciones de ambas empresas al cierre de la jornada del viernes, esto implica una prima del 3.4 por ciento.

Pero aunque la fusión se alinea con los planes de Musk, ésta no ha sido recibida de forma entusiasta por los inversionistas de Tesla.