Las empresas mexicanas que buscan listar sus acciones en la bolsa son muy escasas, y las emisoras que ya cotizan concentran su capital en cada vez menos inversionistas.

El desarrollo de la Bolsa Mexicana de Valores en los últimos años no ha sido acorde a las necesidades de crecimiento de la economía del país.

En lugar de crecer en emisoras y desarrollar un mercado de capitales que ayude a fomentar los planes de expansión de las empresas mexicanas, se ha concentrado en cada vez menos emisoras con más participación del mercado.

La Bolsa Mexicana  De Valores es una institución con más de 100 años de existencia, en los que ha sufrido una serie de trasformaciones hasta convertirla en una empresa con participación accionaria abierta al publico inversionista.

Conforme a su propia definición “las bolsas de valores de todo el mundo son instituciones que las sociedades establecen en su propio beneficio.

“A ellas acuden los inversionistas como una opción para tratar de proteger y acrecentar su ahorro financiero, aportando los recursos que, a su vez, permiten, tanto a las empresas como a los gobiernos, financiar proyectos productivos y de desarrollo, que generan empleos y riqueza”.

Cada vez son menos

En la actualidad, las empresas mexicanas que buscan listar sus acciones en la bolsa son muy escasas y, por el contrario, las emisoras que ya cotizan han concentrado su capital en cada vez menos inversionistas al grado que son más las que han salido de la bolsa que las nuevas que llegan.

Los ejemplos más recientes de esto lo podemos ver en teléfonos de México (Telmex), que por mucho años fue líder en el mercado y ahora no cotiza ya que fue absorbida por América Móvil, la número uno en el índice.

También se ha visto desaparecer a gigantes como Hylsa o Imsa, o empresas de reciente cotización, como Aeroméxico.

El caso más reciente se dio ayer con el anuncio de Anheuser-Busch InBev, de lanzar una oferta pública para comprar el 50 por ciento de las acciones de Grupo Modelo de México que no estaban en su poder, con lo que perderíamos a la empresa numero cuatro (por valor de capitalización de mercado) de la bolsa mexicana.

Adentrándonos en el análisis podemos ver que la empresa número dos del índice es Walmex, la cual es una subsidiaria de Walmart de Estados Unidos y en cualquier momento puede optar por salir de bolsa, ya que para obtener recursos de financiamiento es mucho más fácil y barato hacerlo mediante el mercado de Nueva York donde cotizan.

La tercera empresa por valor de capitalización es Femsa, que recientemente vendió su participación en el negocio cervecero que le dio origen a la cervecería Heineken. En su división refresquera tiene como socio a Coca Cola Corp.

Hasta hace algunos años la Bolsa Mexicana de Valores era la institución bursátil más representativa en América Latina, al día de hoy el liderazgo le pertenece a Brasil.

Algo no anda bien cuando todo el valor de capitalización de las 35 emisoras mas representativas de la bolsa, que son las empresas que conforman el índice de valores, significa tan solo el 66 por ciento del valor de capitalización de una sola emisora de Estados Unidos.