Durante un momento alrededor de mil 500 localatarios, de acuerdo con los organizadores, se olvidaron de la pesadilla que ha representado el cierre por el nuevo coronavirus y encendieron sus marquesinas para darse a notar con el gobierno que consideran los tiene en el olvido en medio de esta pandemia.

“Queremos reabrir, pero deben ponernos en condiciones de sobrevivir y poder trabajar. Durante casi dos meses, hemos estado casi cerrados, sin trabajar, y los costos siguen siendo los mismos. La situación se ha vuelto insostenible”, explica a LaNazione.It el propietario Raffaele Madeo, portavoz del grupo de Restauranteros de La Toscana.

Los empresarios llegaron a sus negocios y encendieron las luces y marquesinas como si estuvieran en servicios entre las calles solitarias. Florencia es una ciudad de vocación turística.


La salud de la comunidad va antes que nada, está claro. Pero que alguien nos ponga en posición de sobrevivir

Pasquale Naccari

Portavoz del movimiento

El tanto, Federico Gianassi, concejal del Ayuntamiento de Florencia para el comercio y actividades de producción, se reunió con la representación de los restauranteros y consideró que las exigencias de este sector son importantes y necesarias para resistir este difícil momento resultado de la pandemia por Covid-19.

“Están preocupados y todos han planteado cuestiones muy razonables. Quieren reabrir pero solo con seguridad. Piden, hasta que puedan trabajar, ser apoyados. Y piden que las medidas de seguridad, que se decidirán, también se discutan con ellos, que conocen el oficio y saben lo que realmente se puede hacer y lo que no”, externó el funcionario de Florencia.

Entre las medidas que se plantean está la reducción de impuestos y la reducción del pago de rentas, ya que en este momento de la pandemia y ante la inactividad social no hay ingresos para poder solventar los gastos.

Lee: España e Italia presentan el número más bajo de muertes por Covid-19 en un mes