España podría ponerle freno al Brexit. El presidente Pedro Sánchez alzó la voz y se manifestó en contra del preacuerdo, asegurando que el artículo 184 del borrador establecido por la Unión Europea y Gran Bretaña perjudica a su país, pues según éste, no seguiría teniendo relación con el territorio de Gibraltar.

“Si no se resuelve el problema, España tendrá que votar no al acuerdo del Brexit porque afecta la esencia de nuestro país. Lo dice un gobierno que ha logrado pactar un protocolo y cuatro memorandos sobre la relación con Gibraltar”, declaró el mandatario español.

Cuando la Unión Europea y Reino Unido lograron terminar el texto para el Brexit el pasado 14 de noviembre, el gobierno español notó algo raro: al escanear las 585 páginas, incluyendo protocolos y anexos, la Abogacía del Estado detectó que el artículo 184 planteaba problemas para la posición española.

El artículo no mencionaba que Gibraltar iba a seguir teniendo relación con España después de que Inglaterra oficializara su salida del bloque.

Gibraltar es un territorio británico de ultramar ubicado en una pequeña península cuya soberanía es reclamada por los españoles.

España y Gran Bretaña habían hecho un convenio hace 12 años respecto al pequeño territorio, y cuando se presentó el preacuerdo del Brexit, el gobierno español pidió modificarlo.

En ese sentido, el presidente Sánchez expresó su desacuerdo a Theresa May a través de una llamada telefónica, y le exigió que se aclarara cualquier posible ambigüedad, tanto en el artículo mencionado como en la declaración sobre las relaciones futuras entre la Unión Europea y Reino Unido

Esta postura se dio a conocer un día antes de que los miembros del bloque se reunieran para finalizar el acuerdo.

Theresa May aseguró en la Cámara de los Comunes que no estaba dispuesta a que Gibraltar sea el bache que acabe con su salida. Aclaró que fue absolutamente clara con Sánchez respecto a la relación futura que planean aún juntos.

“Hemos trabajado de forma constrictiva con los gobiernos de España y de Gibraltar en las negociaciones sobre el acuerdo de salida y confiamos en que este espíritu siga así en la relación futura”, recalcó May.