La nueva estrategia de Walmart para incentivar las ventas no tiene nada de nuevo, su base es el ya famoso eslogan “Precios bajos siempre”. 

La compañía lanzó recientemente un sistema que permite a sus clientes en Estados Unidos comparar en línea sus precios con el de los rivales, y así pagar lo menos posible por un total de 80 mil alimentos y productos para el hogar incluidos en la base de datos.  

Aunque la tecnología resulta  innovadora, ¿quién pagará esta diferencia?

Apenas hace unos días el director general de Walmart EU, Bill Simon, reconoció en entrevista para The Associated Press que si sus empleados “pueden ir a otra empresa y a otro empleo con mejor sueldo y progresar, estarían mejor”. “Sería mejor para la economía. Sería mejor para nosotros como negocio, con toda honestidad, porque continúan mejorando su vida económica”, agregó.

Y es que aunque los consumidores ahorran en sus tiendas, desde hace años se ha criticado la situación laboral de sus empleados, quienes ganan alrededor de 8.81 dólares por hora, según datos de 2013 de la firma independiente Ibis World.  

Sin embargo, la cadena minorista se está enfocando en recuperar clientes pues, según las últimas cifras reveladas por la cadena minorista, en el cuarto trimestre de 2013 sus ventas comparables en EU cayeron un 0.4 por ciento. Los ingresos totales se elevaron un 1.4 por ciento a 129 mil 700 millones de dólares.

Ignorando propuestas como la presentada el año pasado por un grupo de demócratas en el reporte “Bajos salarios de Walmart y sus efectos en los contribuyentes y el crecimiento económico”, en el que le recomiendan aumentar los salarios en sus tiendas, ya que esto impactaría en el crecimiento económico y la reducción del déficit, Walmart continúa enfocándose en los precios. 

Actualmente la nueva herramienta solo está disponible en siete mercados importantes, incluyendo Atlanta y Dallas, pero se prevé que se amplíe a nivel nacional. 

La manera en que funciona es comparando el precio de Walmart con las tiendas cercanas, y la diferencia se le deposita al cliente en una tarjeta de regalo que podrá utilizar en la tienda.