4,500
muertes ha acumulado a nivel mundial el ébola
"Cuba está dispuesta a trabajar hombro a hombro con otros países (para combatir el ébola). Incluido Estados Unidos"
Raúl CastroPresidente de Cuba
"Naciones grandes y pequeñas han hecho colaboraciones impresionantes. Cuba, un país de solo 11 millones de personas, ha enviado 165"
John KerrySecretario de Estado de EU
http://youtu.be/u1yjMXRTAbM

El mundo necesitaba a alguien que lo rescatara de la amenaza del ébola y, al parecer, ese héroe será Cuba. 

Cuando el virus sólo estaba presente en África eran muy pocos los preocupados por la posibilidad de una pandemia. Una vez que este llegó a Europa y a Estados Unidos (EU) las alarmas mundiales se prendieron y generaron incluso paranoia, sobre todo entre los ciudadanos estadounidenses. 

Y aunque han sido varios los países, empresarios y organizaciones que han donado fondos al combate contra el ébola, Cuba es la única nación que ha prestado lo que más se necesita: médicos. 

“Doctores en África Occidental necesitan desesperadamente apoyo para establecer instalaciones de aislamiento y mecanismos para detectar los casos más temprano. Más de 400 del personal médico y 4 mil 500 pacientes han muerto… y es una pena que Washington, el donante principal en la lucha contra el ébola, esté alejado diplomáticamente de La Habana, el colaborador más audaz”, escribió en su editorial The New York Times el pasado domingo. 

Sin duda, esta posición le ha dado a Cuba herramientas políticas para demostrarle a EU su capacidad como nación y la superioridad que pueden tener en términos médicos y de altruismo. 

Los cubanos se han demostrado tan dispuestos a ser elemento clave del cese de esta epidemia, que afirmaron que, de ser necesaria, se aliarían con el país norteamericano. 

“Creemos que se debe evitar cualquier tipo de politización en este grave problema, que pueda distraernos del objetivo fundamental que es ayuda a confronta esta epidemia. Cuba está dispuesta a trabajar hombro a hombro con todos los demás países, incluido Estados Unidos”, dijo Raúl Castro el pasado lunes en la cumbre de los países del ALBA. 

Así, todo este esfuerzo de Cuba ha dado espacio a la comparación de cómo este país ha afrontado la amenaza con respecto a EU.

Además de que “Estados Unidos trabaja activamente para diluir la eficacia de la asistencia médica exterior de Cuba, poniendo su obsesión de la Guerra Fría contra Cuba por delante de las necesidades de salud básicas de algunas de las personas más pobres del mundo”, indicó The Nation el pasado 15 de octubre. 

Pero, hasta ahora, es Cuba el único país que ha demostrado la capacidad de asistir en esta lucha contra el ébola. 

Cubanos por las vidas 

Para los médicos de la isla no es tarea fácil salir del país para ingresar a la zona que vio nacer este virus mortal. Sin embargo aseguran que lo hacen por el bien del resto del mundo.

“¿Por qué están yendo los cubanos a África? Para salvar vidas”, dijo el doctor Jorge Pérez a CNN. 

Entre los delegados de La Habana está Ormany Rodríguez, quien ha ayudado enfermos en Zimbabue y Venezuela y ahora viajará al continente africano para ayudar a personas que padecen del ébola en Liberia y Guinea. 

“Este es el reto más grande que he enfrentado en mi vida, es una enfermedad muy peligrosa”, aseveró.

Cuba lidera, en casa condena

Aunque Cuba se enorgullece de la asistencia médica que presta en el exterior, dentro de sus fronteras la historia parece ser muy diferente.

El diario Gramma asegura que en la isla la “garantía de atención médica gratuita a toda la población cubana se convirtió desde los primeros momentos del triunfo de la Revolución en uno de los paradigmas sociales fundamentales”. 

Pero, según un reportaje del ABC en el 2013, la “extrema izquierda propaga la idea de que la sanidad en la isla comunista es de las mejores del mundo, pero la realidad la desmiente”. 

El problema es que nadie puede constatar los datos que ofrece el Gobierno cubano con la realidad. 

Y a pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) apunta que Cuba tiene la visión y dirección correcta, pues la salud es una política de Estado, algunos cubanos afirman que la realidad es otra. 

El mismo Julian Assange en varios papeles de Wikileaks filtró que la élite del Partido Comunista de Cuba sale a veces de la isla para recibir una mejor atención médica. 

“Todo depende de a quién conozcas. Yo tengo amigos entre los médicos, pero si no tuviera enchufes, y la mayoría de los cubanos no los tienen, mi situación sería horrible”, denuncia un testimonio del cable de Wikileaks, según ABC. 

Además, el medio resalta que los profesionales de la salud no dan abasto. “Cada médico de cabecera atiende a unas 300 o 400 familias, pero eso le da igual al régimen”, añadió el diario.