95%
de las muertes fueron ocasionadas por “grupos de extrema derecha” según Maduro
"En Reino Unido, el primer ministro puede presentarse todas las veces que quierahacerlo, pero no los reyes. La reina es eterna, ¿quién la eligió?”
Nicolás MaduroPresidente de Venezuela
"Yo no creo que en una democracia la polarización sea mala. Parece que es una moda de un tiempo para acá, tratar de convertir la polarización en una enfermedad”
Nicolás MaduroPresidente de Venezuela

En una democracia el pueblo interviene en el Gobierno, su deseo manda. Bajo esta estructura una mayoría de los ciudadanos están conformes con los gobernantes.

Para Nicolás Maduro esta es la situación que se vive en Venezuela. En entrevista exclusiva con el diario inglés The Guardian, el presidente aseguró que en el país tienen “una democracia abierta” en la que el culpable de la “guerra no convencional” del país es Estados Unidos (EU). 

Mediante documentos recogidos por Wikileaks se “esbozan los planes americanos para ‘dividir’, ‘aislar’ y ‘penetrar’ el gobierno de Chávez, así como los importantes fondos que el gobierno de los EU transfirió a la oposición venezolana”, publicó ayer The Guardian. 

Incluso acusó ante el medio que EU utiliza las protestas callejeras para orquestar un golpe a cámara lenta como en Ucrania, para derrocar a su gobierno y “ponerle la mano al petróleo venezolano”. 

¿Las evidencias? “¿no son 100 años de intervención en Latinoamérica y el Caribe suficientes: contra Haití, Nicaragua, Guatemala, Chile, Granada, Brasil? ¿No es suficiente el intento de golpe de Estado de la administración Bush contra el presidente Chávez? ¿Por qué tienen los Estados Unidos 2 mil bases militares en el mundo? Para dominarlo. Le he dicho al presidente Obama: nosotros ya no somos su patio trasero” respondió Maduro. 

“Washington financia la técnica del golpe de Estado a una derecha dispuesta a entregarle el petróleo. Al parecer, tras perder sucesivas elecciones en 16 años, esa derecha asume que nunca ganará en las urnas y abraza el violento modelo injerencista aplicado recientemente en Ucrania y hace más de 40 años en el Chile gobernado por Salvador Allende, aparte de decenas de ejemplos alrededor del mundo”, informó ayer el medio Telesur. 

Asimismo, el “antiguo conductor de autobús” aseguró que la oposición ha “tenido el objetivo de trancar todas las ciudades principales del país, un poco copiando, de manera muy mala lo que sucedió en Kiev, donde fueron trancando las avenidas principales de la ciudades hasta que hicieron ingobernable Kiev, Ucrania y derrocaron al gobierno democrático”.

Y los medios, según el mandatario, tratan de vender al mundo la idea de que en Venezuela hay “una especie de Primavera Árabe. Pero en Venezuela ya tuvimos nuestra primavera: nuestra revolución”, dijo.

“Las afirmaciones de que Venezuela tiene una democracia deficiente y que las actuales protestas representan el sentimiento dominante son desmentidas por los hechos”, declaró el presidente Maduro en un artículo de opinión publicado por The New York Times el pasado primero de abril.

¿Divide y conquista?

La revolución fue la que, desde que ocupó el poder, dividió al país en dos: chavistas y opositores. Lo que para Nicolás Maduro es muy común. 

“Yo no creo que en una democracia la polarización sea mala. Parece que es una moda de un tiempo para acá, tratar de convertir la polarización en una enfermedad. Ojalá se polarizaran todas las sociedades democráticas del mundo. Una democracia sólo puede funcionar si su sociedad está politizada”, afirmó el mandatario. 

“La política no es para cuatro élites, de un partido de centro izquierda y un partido de centro derecha y las élites que se distribuyen la riqueza. En Venezuela hay una polarización positiva porque hay una politización general y las grandes mayorías toman partido por las políticas públicas”.

Mientras tanto, las calles siguen ahogadas en protestas y barricadas, en una guerra de balas e insultos. 

Los mismos estudiantes aseguran a The Guardian que están bajo el “ataque de la Guardia Nacional y la policía. Llegan en motocicletas y disparan a los edificios. Dañan los vehículos y la propiedad privada. Incluso cuando protestamos pacíficamente nos atacan– si disparan balas de goma no podemos tirarles rosas”.

Pero las protestas son injustificables para el Gobierno, pues este considera que es legítimo.

“El pueblo decidirá hasta cuando estaré de presidente aquí. Pero tengan la seguridad de que si no soy yo, será otro revolucionario. Lo que si va a ser indefinido aquí es el poder popular”, dijo Maduro. 

‘¿Una dictadura igualita a la cubana?’

Mientras el Gobierno se encarga de señalar de culpable a la oposición y a Estados Unidos, estos los apuntan a ellos y a su régimen chavista. 

“El régimen autoritario venezolano se empeña en calificar de ‘fascista’ a la oposición democrática, cuando en realidad él mismo, por su conducta, sus orígenes ideológicos y su composición social, merecería ese calificativo”, aseveró el diplomático Demetrio Boersner en El Nacional. 

“No hay un totalitarismo que no haya justificado sus genocidios en el sagrado nombre de un Bien social, con o sin Dios metido en esta ecuación de cadáveres sobre cadáveres sobre cadáveres. Geología grosera… El que se cansa (de matar), pierde. Esta es la lógica sin límites de las mafias de Estado, sean mahometanas o marxistas”, escribió el escritor cubano Orlando Pardo en el diario venezolano. 

Entonces, ¿desde cuál perspectiva se ve la realidad?

Un diálogo lleno de odio

“Las protestas, la represión y el desastre económico parecen haberse instalado en Venezuela sin que haya visos de solución… Los llamamientos al diálogo chocan con la falta de voluntad pública”, escribió ayer en su editorial El País. 

El diario español asegura que en la oposición deben conciliar posiciones pues “no es momento de personalismos ni disputas de liderazgo”. 

Las reacciones de medios y ciudadanos surgieron a raíz de la presencia de los cancilleres de la Unasur en Venezuela para mediar un diálogo entre el Gobierno y los líderes opositores. 

Después de que ambas partes aceptaran, ayer hubo una “reunión exploratoria” para analizar si hay condiciones para dialogar, afirmó el opositor y secretario de la Mesa de la Unidad Democrática, Ramón Guillermo Aveledo. 

Sin embargo, en las redes estallaron las críticas que tildaron a la comisión de “hipócrita” y “vendida”. 

Incluso, El Nacional escribió en su editorial: “Usted, Maduro, llama a conversar pero no anuncia una agenda que atienda a las demandas de la sociedad. 

“La sociedad clama por el diálogo y por consiguiente, los políticos deben responder”.

Se quitan todo menos las ganas

Después de que circularan por las redes las imágenes  de un joven al que desvistieron colectivos en la Universidad Central de Venezuela, un grupo de estudiantes venezolanos, usuarios de Twitter, decidieron mostrar su apoyo bajo el hashtag #MejorDesnudosQue.

La iniciativa sumó a miles de estudiantes que aseguran estar “#MejorDesnudo(a)QueIndiferente”.