La primer ministra de Reino Unido, Theresa May, recibió un golpe más a su plan de Brexit. El Parlamento británico aprobó una enmienda que aumenta el control de la Cámara sobre la salida de Reino Unido del bloque europeo.

Por 329 votos a favor y 302 en contra, salió adelante dicha moción conjunta, presentada por diputados conservadores y laboristas, dándoles oportunidad para que comiencen a debatir a partir de este miércoles alternativas al plan fallido del Brexit que presentó, en dos ocasiones anteriores, Theresa May.

Momentos antes de la votación, la Primera ministra admitió en el Parlamento que su plan seguía sin contar con los suficientes apoyos.

May se resigna a permitir que los comunes debatan alternativas, aunque, de acuerdo con medios locales, se ha mostrado escéptica ante la idea de que los diputados puedan resolver el actual bloqueo que hay en el Parlamento.

La lista de las posibles alternativas aún no está decidida, pero podría incluir distintas opciones, como abandonar la Unión Europea sin acuerdo, convocar a un segundo referéndum, negociar una relación más cercana con el mercado único o suspender la ruptura.