41%
lo haría por Chris Christie
"Los medios de comunicación siguen el juego. Saben que los Clinton venden, saben que una candidatura de Clinton pone muy nerviosos a los republicanos, y entonces juegan con la posibilidad”
Fernando Chinchilla Profesor de Estudios Norteamericanos
https://www.youtube.com/watch?v=tazur2cAfXc

Ni las conversaciones en Siria, ni las disputas en el Senado pueden con Hillary. La exsecretaria de Estado sigue atrayendo el reflector, su candidatura se ve más clara que nunca, y ahora que resurgió de las sombras el escándalo de Mónica Lewinsky, tiene la puerta abierta para opacar definitivamente a Bill. 

“Clinton es tan famosa a nivel mundial, tan políticamente conectada, tan preparada para la presidencia después de dos campañas al lado de su marido, que su vida privada como ciudadana se convirtió virtualmente indistinguible de su vida como candidata”, publicó la revista Time el pasado 27 de enero. 

Todas las monedas se apostaron a su nombre, al menos la de los demócratas y la prensa, en la cual no ha dejado de ser una protagonista política. La candidatura de Hillary Clinton para el 2016 es casi un hecho. ¿Qué pasaría si realmente obtuviera su oportunidad?

“Creo que Clinton representaría a un Estados Unidos (EU) tradicional, de clase media, urbana, progresista en lo social pero relativamente conservadora en lo económico. Sería un modelo de mujer emprendedora de éxito, con carácter, pero sería también una presidenta de edad relativamente avanzada, no muy cercana a los jóvenes o a los latinos (…). Es, sin duda alguna, una de las políticas más experimentadas y respetadas de Washington”, asevera a Reporte Indigo el doctor Fernando Chinchilla, profesor de Estudios Norteamericanos en la Universidad de Monterrey. 

Durante su carrera, Hillary Clinton ha mantenido un perfil disimulado, es muy calculadora. Siempre ha respetado la política y ha recibido los golpes con gracia. Por un largo tiempo estuvo de la mano de su marido Bill, soportó incluso de su parte la infidelidad porque sabía “que una carrera política juntos podía seguir teniendo perspectivas”, agrega el doctor Chinchilla. 

“Han pasado más de 16 años desde el escándalo de Mónica Lewinski. La interna de la Casa Blanca de 22 años es ahora una mujer de 40 años. El una vez emblemático presidente Bill Clinton asumió un rol post presidencial como filántropo y la primera dama, Hillary Clinton, es ahora exsenadora, ex secretaria de Estado y una potencial candidata a la presidencia en 2016”, informó The New York Times el lunes.

Y a pesar de que siempre se ha mantenido al margen de los escándalos, posiblemente para obtener la jefatura de Estado, nuevos documentos de su amiga Diane Blair, revelan los verdaderos sentimientos que experimentó Hillary ante varias situaciones, como la infidelidad de su marido. 

“La correspondencia revela nuevas pistas sobre cómo la señora Clinton se ocupó de los contratiempos en la Casa Blanca, cómo fue su lucha para que se aprobara la reforma sanitaria y la dificultad de lidiar con los periodistas a los que consideraba ‘grandes egos y sin cerebro’ (…). Además revelaron las tensiones contenidas en la infidelidad de Bill Clinton”, expuso The New York Times.

“La señora Clinton llamó a la señora Lewinsky una ‘loca narcisista’ según una conversación de 1998 con la señora Blair”, añadió el diario estadounidense. 

El factor Bill

Sin duda, años después logró dejar todo atrás y superó el escalón incluso con más impulso del esperado. Pero a pesar de que ahora los reflectores la apuntan, Bill Clinton se mantiene en el panorama, ahora con menos protagonismo pero con el mismo poder de siempre. Es por esto que Hillary debe manejarlo con cuidado. 

“Ellos comparten la misma meta pero tienen diferentes estrategias para lograrla, así que eso va a ser un momento interesante, ver como todo se desenvuelve. Si Bill Clinton puede ser el Bill Clinton que estuvo para Barack Obama en 2012, ella lo va a lograr (…) puede ir directo a la Casa Blanca”, aseguró la escritora Amie Parnes a NBC News el pasado 9 de febrero. 

“Barack Obama fue el que entendió cómo usar a Bill Clinton: ponlo como un sustituto pero no le des mucha independencia, ni muchas entrevistas con la prensa. Si Hillary puede lograr que haga lo mismo que en la campaña del 2012 va a servirse a sí misma muy bien”, agregó en la entrevista el escritor Jonathan Allen. 

No todo es brillo

“En 2007 Clinton tuvo un accidente en el camino, con un inesperado Barack Obama. Pero la retórica y energía de Obama son difíciles de igualar. Creo que Obama es un líder generacional, y pasará mucho tiempo antes de ver a alguien así. Además, muchos demócratas se sintieron incómodos de tener que escoger entre el primer candidato afrodescendiente para presidente, y la primera candidata femenina. Al final prevaleció Obama, y ahora creo que muchos sienten una deuda con Clinton”, explica Chinchilla a Reporte Indigo. 

Pero el hecho de que los estadounidenses demócratas sientan un deber con Hillary no significa que es todopoderosa. Hay ciertas debilidades que la exsenadora debe cuidar. 

“La edad en primer lugar. En segundo lugar, representa el ala derecha del partido demócrata, un tanto alejada de los más progresistas. En tercer lugar, conoce a demasiada gente, lo cual puede traer problemas en términos de conflictos de intereses”, expresa el profesor Chinchilla.

“Finalmente, su esposo, Bill, es su mayor fortaleza y su mayor debilidad. Por un lado, es uno de los más elocuentes y populares expresidentes de EU. Por otro lado, precisamente por eso, puede convertirse en una sombra para Hillary, o en alguien que pueda cometer errores graves y distraer la presidencia de Hillary”.

Y, ¿quiénes serán los valientes?

En las mismas filas demócratas, el vicepresidente Joe Biden se está acostumbrando a la Casa Blanca pues, de acuerdo con CNN, tiene planes de postularse a la presidencia. 

Pero, según sus respuestas en la entrevista que se llevó a cabo el pasado 7 de febrero, la analista política, Gloria Borger, asegura que “él está diciendo efectivamente: ‘Mira, depende de lo que Hillary Clinton decida hacer’”.

Por otro lado está el candidato republicano más fuerte para oponerse a Clinton, Chris Christie, quien hace semanas atravesaba un escándalo político por desvío de fondos y ordenar un embotellamiento en un puente.

“No creo que Chris Christie esté sepultado políticamente. Christie represente un Partido Republicano más moderado, que puede traer más cantidad de electores (…). Lo cierto es que el Partido Republicano está en una encrucijada y todavía no está muy claro como evolucionará su identidad ideológica”, afirma Fernando Chinchilla. 

Entonces, ¿hasta los mismos republicanos le están facilitando el camino a Hillary?

Rostros involucrados

Bill Clinton  
Esposo de Hillary y expresidente. Ficha vital para llegar a la Casa Blanca, solo si la exsenadora lo mantiene al límite de su campaña política. 

Mónica Lewinsky
Amante de Bill Clinton. Considerada por Hillary una ‘loca narcisista’, por lo que nunca consideró a su marido el culpable del romance. 

Joe Biden 
Vicepresidente de EU. Posible candidato presidencial en las elecciones primarias. Expertos consideran que su postulación depende de Hillary. 

Diane Blair 
Amiga de Clinton. Sus diarios revelaron la tensión que vivía Hillary mientras Bill estaba en la Casa Blanca y cómo ella reaccionó a la infidelidad. 

Barack Obama 
Presidente de EU. Única ficha que ha podido más que la preparación de Hillary. Este le ganó en las primarias demócratas y la alejó de la Presidencia. 

Chris Christie 
Gobernador de Nueva Jersey. A pesar de haber atravesado dos escándalos desde el año pasado, es el republicano favorito para la Casa Blanca. 

¿Y México?

El Doctor Fernando Chinchilla expone su opinión sobre la posible realidad que exista entre el país y EU si Clinton llega a la Casa Blanca

No creo que la llegada de Clinton tenga efectos en las relaciones bilaterales. Desde un punto de vista económico, los demócratas han históricamente apoyado el TLCAN, y no es de prever que eso cambie.

Desde un punto de vista politico, los demócratas son presa de los grupos de lobby y de los republicanos. Por ejemplo, por más que quieran parar las matanzas (y, podría uno suponer, las ventas legales de armas de grueso calibre), la National Riffle Association seguirá oponiéndose. Por lo tanto, a menos que algo mayor suceda que cambie radicalmente el juego, el trasiego de armas va a seguir. (…), la política fronteriza va a continuar. Claro, si los republicanos pierden la Camara de Representantes y escaños en el Senado, eso puede abrirle paso a los Demócratas de Clinton.

Por su parte, la política internacional de EU está, en principio, alejada de la política partidista. Es decir, colocar el “interés nacional” de EU al centro de su política es más importante que imprimirle un sello demócrata o republicano. Por lo tanto, no importa si son demócratas o republicanos, la política exterior (y aquí se incluye las relaciones bilaterales con México), no cambian. Tal vez en la forma si hay diferencias, pues los demócratas son mas gentiles y diplomáticos que los republicanos… pero como ya hay un presidente demócrata en la actualidad, pues el cambio es mínimo.