Después de que se levantó la cuarentena en China, una línea delgada quedó entre la salud y la enfermedad. Luego de varias semanas sin reportar nuevos contagios de Covid-19, el Centro de Prevención y Control de Enfermedades en Pekín informó que el uso de mascarillas ya no será obligatorio en los espacios abiertos.

Desde que inició el brote, la nación asiática ha registrado 84 mil 054 casos de personas infectadas por el nuevo coronavirus y cuatro mil 638 muertes, de acuerdo con el Centro de Ciencia e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins (JHU).

Aunque los brotes están controlados, en China aún se reportan 86 contagios activos de Covid-19, de los cuales 10 se encuentran en estado grave, revelan los registros de la Comisión Nacional de Sanidad de China.

¿Cuál es el precio de relajar las medidas en Pekín?

Algunos epidemiólogos aseguran que relajar las medidas sanitarias de prevención contra el coronavirus en Pekín podría desencadenar una segunda ola de contagios en todo el país, incluso más fuerte de la que se suscitó en las provincias asiáticas del noreste y en la ciudad central de Wuhan.

José Eduardo Díaz Balderas, médico egresado de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), comenta que, hasta que no se tenga una vacuna o alguna forma de controlar el brote, es recomendable que las medidas de protección de mantengan. Asegura que el uso adecuado de un cubrebocas puede detener la cadena de contagios, por lo que es vital que se utilicen por lo menos hasta un año después, que es el tiempo en que se tarda en desarrollar y probar un tratamiento.

“Por ahora no existe vacuna que elimine el Covid-19, las personas de todo el mundo deben comprender que salir a la calle no será lo mismo, tienen que ser precavidos y cumplir con las recomendaciones de prevención y sanidad. La pandemia también puede ser vista como una enseñanza, si te cuidas no sólo te proteges contra el coronavirus, vas a estar prevenido contra otro tipo de enfermedades respiratorias y tracto intestinales”, detalla Díaz Balderas.

El riesgo de la Fase 3

El territorio mexicano se encuentra en Fase 3 de la pandemia por coronavirus, y a pesar del riesgo que supone esta etapa miles de mexicanos continúan saliendo a las calles sin llevar a cabo las medidas básicas de protección.

Hace unos días, la Secretaría de Salud (Ssa) dio a conocer que las actividades comenzarán a reanudarse a partir del 31 de mayo, algunos sectores y la sociedad en general han mostrado su preocupación por la forma en que se retornará a la cotidianidad, pues el número personas infectadas por Covid-19 no ha disminuido.

Para el médico José Eduardo Díaz Balderas, el problema no es que se levante la cuarentena poco a poco, es que las personas mantengan las medidas preventivas una vez que puedan salir a las calles.

“Estamos viendo cómo en algunas zonas de la Ciudad de México algunas personas no están cuidándose, tomando en cuenta esto es probable que en México también se genere una segunda ola de contagios, y eso es lo que más nos debe de preocupar.

“La emergencia sanitaria no termina el último día de mayo, el coronavirus no acata las especificaciones del Gobierno federal ni de la CDMX, el virus va a seguir propagándose, va a vivir entre nosotros”, explica el médico.

También puedes leer: China promete que vacunas contra Covid-19 serán un “bien público global”