El gobierno de Alberto Fernández deberá agilizar su programa de vacunación tras la derrota de las elecciones primarias

Tras perder la mayoría de los votos en las primarias legislativas, la coalición del presidente argentino, Alberto Fernández, deberá enfocarse en agilizar su programa de vacunación y en que su actividad económica no descienda. De lo contrario, la oposición liderada por el macrismo podría confirmar su popularidad en la jornada de noviembre próximo

La coalición política representada por el presidente argentino, Alberto Fernández, sigue en la mira. A cinco días de que perdiera la mayoría de los votos

La coalición política representada por el presidente argentino, Alberto Fernández, sigue en la mira. A cinco días de que perdiera la mayoría de los votos

Comparte esta nota

La coalición política representada por el presidente argentino, Alberto Fernández, sigue en la mira. A cinco días de que perdiera la mayoría de los votos en las primarias legislativas, su misión está enfocada en recuperar su popularidad.

Así lo dejó en claro ayer el representante de Frente de Todos, declarando que se “debe escuchar el mensaje de las urnas y actuar con toda la responsabilidad para asegurar que se satisfagan las necesidades del pueblo”.

“Nosotros tenemos que dar respuestas honrando el compromiso asumido en diciembre de 2019 de cara a la sociedad. No es este el tiempo de plantear disputas que nos desvíen del camino”, tuiteó el mandatario.

En ese sentido, Alberto Fernández detalló que su mayor desafío seguirá siendo continuar con el proceso de reactivación económica, así como promover el empleo y garantizar la educación y la salud de sus ciudadanos.

De acuerdo con medios locales, dos de las razones principales por las que el peronismo apenas se impuso en siete de los 24 distritos electorales, perdiendo también en su mayor bastión, Buenos Aires, fue su mala gestión ante la pandemia por coronavirus y el problema económico que ha perseguido a Argentina desde 2020.

Al día de ayer, el Ministerio de Salud del país sudamericano registró que sólo 19 millones 311 mil 757 personas habían sido vacunadas con dos dosis, es decir, poco menos de la mitad del total de su población.

Además, en el tema sanitario, otro de los problemas que golpearon al peronismo fue el escándalo protagonizado en febrero pasado por el exministro de salud, Ginés González García, al darse a conocer que distintos funcionarios y personalidades cercanas al gobierno se vacunaron contra el COVID-19 sin seguir los protocolos exigidos al resto de la población.

Ese hecho fue recordado el domingo por el expresidente Mauricio Macri, integrante de la coalición opositora Juntos por el Cambio, al señalar que los argentinos “no quieren convivir con un gobierno que miente, atropella, que se vacuna primero, que nos encierra y está de fiesta”.

Por otra parte, en el tema económico se espera que la administración de Fernández siga aumentando la actividad en este sector, a fin de superar los resultados del fin de semana.

Por ello, no debe dejar caer la poca recuperación económica que se alcanzó en junio pasado, cuando el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) dio a conocer un aumento del 2.5 por ciento, el más alto en todo el año.

“El meollo (detrás de las elecciones) ha sido la crisis que ya aquejaba en la economía argentina previo a la llegada de Fernández (…) En ese sentido, el mayor reto es lograr generar las medidas necesarias en torno a la política económica que permitan reactivar lo más pronto posible su dinamismo en esta materia”, asegura la docente Edith Serrano Solares, posdoctorante de la Unidad Académica de Estudios Regionales (UAER) de la UNAM.

Para ella, una de las vías para volver a agilizar el comercio e intercambio comercial de Argentina, es que el gobierno de Fernández se enfoque en el Mercado Común del Sur (MERCOSUR), integrado también por Brasil, Paraguay, Uruguay, Venezuela y Bolivia.

¿Oportunidad para la oposición de Alberto Fernández?

Al darse a conocer los resultados del domingo pasado, la coalición opositora, Juntos por el Cambio, recibió una gran noticia: la posibilidad de ganar la mayoría de escaños en la Cámara de Diputados.

Sin embargo, para llegar a esa meta primero tendrá que confirmar los votos que recibió hace menos de una semana en noviembre próximo, cuando se lleve a cabo una segunda jornada electoral que arroje a un ganador absoluto.

Bajo ese panorama, la posdoctorante Edith Serrano Solares remarca que a pesar de los resultados del 12 de septiembre, aún hay posibilidad de que haya un giro rotundo y los argentinos cambien de perspectiva política.

“Todavía no está nada definido, hacen falta algunos meses para poder concretar la elección. Entonces, es un parámetro importante bajo el cual las dos fuerzas políticas aún tienen la oportunidad de revertirlo. En el caso de la oposición, reafirmarlo y consolidarse en estos distritos, o en su defecto, que el oficialismo los recupere (…) Este tiempo le da oportunidad al presidente de no confiarse con lo que pensaba en cuanto al grado de simpatía y de apoyo por parte de la ciudadanía”, dice.

Pero mientras llega el momento de las segundas votaciones, la también catedrática opina que lo mejor que pueden seguir haciendo los representantes del peronismo es respetar los resultados que favorecen a la oposición, a fin de no protagonizar un conflicto político.

“El respeto va a ser siempre una base sustancial para el proceso democrático, y mientras Fernández reconozca los resultados electorales, garantiza que todos los grupos políticos en esa nación están teniendo la misma voz y voto, y que se están respetando los parámetros con la transparencia necesaria”, asume.

También puedes leer: Marcha de las piedras en Argentina por manejo de pandemia

Salir de la versión móvil