La  ministra alemana Angela Merkel anunció este lunes que dimitirá como jefa de su partido conservador en diciembre, después de 18 años, y que ya no buscará un quinto mandato como canciller en 2021, iniciando una transición de liderazgo en la mayor economía de Europa.

Merkel ha dirigido a la Unión Demócrata Cristiana desde 2000 y a Alemania desde 2005. Puso a su país y a Europa en camino hacia una nueva era política después de que los votantes castigaran a los partidos gobernantes de aquel país en las recientes elecciones.

Actualmente, Merkel gobierna Alemania en una “gran coalición” de lo que tradicionalmente han sido los partidos más grandes del país: la CDU, la conservadora Unión Social Cristiana de Baviera y los socialdemócratas de centro-izquierda. Su actual coalición asumió el cargo en marzo, después de seis meses de tortuosas negociaciones.

La popularidad personal de la canciller de 64 años sigue siendo sólida, pero el anuncio parece dar inicio a un período de transición ordenado en medio de señales de que su autoridad se está erosionando.

Merkel ahora concentrará su energía en mantener a su gobierno en funcionamiento hasta 2021.

Merkel dijo, en declaraciones a la prensa, en Berlín, que ha liderado la CDU con “pasión y dedicación”, pero agregó que “hoy es el momento de comenzar un nuevo capítulo”.

“No me postularé como candidata a canciller en las elecciones de 2021, y no buscaré la reelección al parlamento alemán. Y, para que quede constancia, no aspiraré a ningún otro cargo político”, aseveró.

Durante años, Merkel había insistido en que el canciller también debería ser el líder del partido. Pero este lunes dijo que había decidido que dividir los dos trabajos es “justificable” ya que no planeaba buscar un quinto mandato como canciller.

“Con esta decisión, estoy tratando de contribuir a permitir que el gobierno concentre su fuerza, finalmente, en gobernar bien, y la gente con razón lo exige”, dijo Merkel.

Al mismo tiempo, dijo que la CDU podrá “prepararse para el momento posterior a mí”.