El gobierno de Pedro Sánchez logró su cometido en el plan del Brexit. A unas semanas de que el equipo del presidente español exigiera cambiar el artículo 184 del Acuerdo de Retirada, el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Josep Borrell, confirmó su victoria.

El anuncio de Borrell se dio después de que la Primer Ministra de Reino Unido, Theresa May, asegurara en la Cámara de los Comunes que España no había conseguido lo que quería.

“El ministro principal de Gibraltar y yo misma hemos resistido los cambios en el Tratado de Salida de la Unión Europea que el gobierno de España deseaba hacer”, dijo este lunes la funcionaria británica.

Cuando la Unión Europea y Reino Unido terminaron el texto para el Brexit el pasado 14 de noviembre, el gobierno español pidió cambiar el artículo 184 dentro de ese convenio, en el cual no se especificaba que Gibraltar iba a tener una relación futura con España luego de que Inglaterra dejara de ser parte del bloque europeo de manera oficial.

En la modificación del artículo el gobierno español buscaba que su administración resolviera asuntos referidos a Gibraltar junto a Reino Unido.

Gibraltar es un territorio británico de ultramar ubicado en una pequeña península cuya soberanía es reclamada por los españoles.

La postura de la prensa

Los medios británicos difundieron su postura respecto a la aceptación del apartado que España pidió modificar en el convenio del Brexit.

El periódico The Times tituló en una nota publicada ayer “La demanda de Gibraltar por parte de España es ridícula”. En sus líneas, acusó al mandatario Pedro Sánchez de aprovechar la cumbre de Bruselas para asegurar que vetaría cualquier acuerdo del Brexit si no hacían lo que él deseaba para su nación.

Por su parte, el diario Daily Mail también hizo un eco al asegurar que un diplomático de la Unión Europea calificó la oferta de España de tomar el control de Gibraltar como una medida completamente tonta.