44.7%
del electorado escocés votó en el referendo del 2014 a favor de la independencia
“La elección fue un reflejo del cambiante panorama político de Gran Bretaña y Europa, lo que ciertamente se colocará al frente de las preocupaciones de Cameron”
The New York TimesEditorial

Los resultados de las elecciones generales británicas evidenciaron un Reino des-Unido.

Con los 331 escaños que ganaron los Conservadores y los 56 que obtuvo el Partido Nacional Escocés, los referendos que decidirían si Reino Unido permanece en la Unión Europea (UE) y la independencia de Escocia podrían llegar antes de lo esperado.

Aunque el primer ministro David Cameron prometió que, si ganaba la reelección, realizaría un referendo sobre la UE en 2017, los euroescépticos que impulsaron al partido están aprovechando el sentimiento de las votaciones para su causa.

“Algunos están pujando por que el voto suceda mucho más pronto para que la incertidumbre no ronde a las fortunas políticas y económicas de Gran Bretaña por los próximos dos años y medio ”,  publicó The Washington Post. 

Una encuesta de la Universidad de Essex reveló que 40 por ciento de los británicos desaprueban la membresía de Reino Unido en la UE, mientras que 44 por ciento la aprueban.

Pero los analistas advierten que los indecisos e intensas campañas de persuasión podrían cambiar los resultados. 

Escocia se fortalece

El Partido Nacional Escocés (SNP), que promovió el referendo independentista del 2014, ganó 56 de 59 escaños posibles en el Parlamento.

Los escoceses abogan por lo contrario de los Conservadores: mayor inversión social, menos austeridad, mejores programas sociales y ven favorable a la UE.

Se espera que esta semana se reúnan Cameron y la líder del SNP, Nicola Sturgeon, para negociar, pero si el primer ministro no cede a sus demandas y además realiza el referendo de la UE, los escoceses impulsarían otro voto independentista.

“La elección fue un reflejo del cambiante panorama político de Gran Bretaña y Europa, lo que ciertamente se colocará al frente de las preocupaciones de Cameron”, publicó The New York Times.