Después de un gobierno de casi tres años llenos de controversias, que incluyen una fiesta masiva en pleno confinamiento por la pandemia de COVID-19, acusaciones de acoso sexual contra miembros de su equipo, y una turbulenta crisis post Brexit, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, dimitió a su cargo luego de que el Partido Conservador se lo pidiera.

Aunque la renuncia de Johnson es inminente, se podría quedar en su cargo hasta otoño, cuando se prevé que su partido elija a su sucesor.

En este tiempo, tanto el primer ministro como todo el Reino Unido tendrán que intentar mitigar los efectos de la crisis política-social que deja la salida de Johnson, una nueva oleada de COVID-19 y continuar apuntalando la recuperación de la economía y las cadenas de suministro tras la salida del país de la Unión Europea.

Tras su dimisión, Boris Johnson fue captado en una escapada en el mar y aunque dijo que seguiría siendo líder de partido y primer ministro hasta que llegue su sucesor, los conservadores podrían no respaldarlo por lo que en el Reino Unido ya suena el nombre del viceprimer ministro Dominic Raab para suplirlo.

Se prevé que el lunes el grupo de diputados conservadores, conocidos como el Comité de 1922, se reúnan para decidir el destino de Johnson y anunciar los siguientes pasos y fechas para elegir a su nuevo líder

De acuerdo con fuentes de la BBC se prevé que el lunes el grupo de diputados conservadores, conocidos como el Comité de 1922, se reúnan para decidir el destino de Johnson y anunciar los siguientes pasos y fechas para elegir a su nuevo líder.

De acuerdo con la profesora investigadora del Tecnológico de Monterrey y especialista en política europea, la doctora Marta Ochman, las presiones en contra de Johnson son muy fuertes por lo que su permanencia puede ser cosa de pocos días.

“Hay mucha oposición (en el Partido Conservador) y justo esas fueron las razones para que Boris Johnson dimitiera.

“Formalmente aunque él dimitió podría quedarse hasta otoño, porque no tiene sentido hacer este proceso de elecciones internas en vacaciones, pero dado que hay tanta oposición dentro del mismo Partido Conservador muchos están presionando para que el cargo de forma interina sea ocupado por algún otro político. Eso sí, los escándalos no tienen que ver con un mal desempeño de su gobierno, pero sí ha perdido la solvencia moral en los ojos del Partido Conservador”, explica la especialista.

Ochman define a Johnson como un líder populista que conecta bien con la población cuando tiene un mensaje crítico, como en el caso del Brexit, pero lo considera un mal administrador y gestor de las políticas públicas.

Debido a esto, el nuevo líder del Partido Conservador y sucesor de Johnson en el cargo de primer ministro, debe de ser uno distinto.

“El sucesor de Johnson seguirá siendo un político del ala de los ‘brexiters’. No va a ser un político populista, sino uno que proyecte seriedad, integridad, profesionalismo para que pueda fortalecer a los conservadores”, concluye la especialista.

“El sucesor de Johnson seguirá siendo un político del ala de los ‘brexiters’. No va a ser un político populista, sino uno que proyecte seriedad, integridad, profesionalismo para que pueda fortalecer a los conservadores”
Doctora Marta OchmanEspecialista en política europea

Las crisis que aceleraron la caída de Boris Johnson

En diciembre de 2019, de la mano de Boris Johnson, el Partido Conservador consiguió la mayor victoria electoral desde 1987. En menos de tres años su popularidad decayó al grado de verse obligado a renunciar a su encargo.

Durante los últimos meses, Johnson ha tenido que esquivar varias controversias y una tormenta de renuncias de ministros y otros funcionarios.

En su gestión, el habitante del número 10 de Downing Street ha vivido algunos de los episodios más complicados para Reino Unido en su historia reciente, como la salida de la Unión Europea, la lucha contra la pandemia del COVID-19 y sus estragos económicos y la guerra en Ucrania que derivó en escasez de suministros y un aumento de la inflación.

Además de este escenario, el polémico líder siempre ha estado acompañado de escándalos y polémicas que aceleraron su caída.

El último de ellos se destapó el 29 de junio luego de que el parlamentario Chris Pincher, subjefe de la bancada del Partido Conservador y hombre de confianza de Johnson, acudió a un club privado de Londres y realizó tocamientos a dos hombres en contra de su voluntad.

Primero, Downing Street negó las acusaciones y horas después fuentes revelaron que Johnson las conocía, a la par de que se revelaban otros casos de acoso por parte de Pincher. El escándalo ocasionó una desbandada sin precedentes en el gobierno británico con la renuncia de más de 50 funcionarios dejando al conservador prácticamente sin apoyo.

En diciembre del 2020 el Reino Unido vivía uno de sus momentos más críticos de la pandemia con más de 400 muertes diarias por lo que el gobierno impuso una prohibición a las reuniones de más de dos personas.

Las medidas aplicaron para todos menos para Johnson y su equipo quienes realizaron varias fiestas en la residencia oficial, cuando salió a la luz pública, el escándalo fue bautizado como el “partygate”.

Además de las fiestas a puerta cerrada la reacción tardía al confinamiento ocasionó otra crisis para el conservador, quien fue duramente criticado por no cerrar las fronteras del país a tiempo lo que, según especialistas, derivó en más de 180 mil decesos por el coronavirus.

En el sector económico, el panorama tampoco pintó bien para Johnson, actualmente el Reino Unido padece una inflación del 9.1 por ciento y varios expertos advierten que pronto podrían entrar en recesión por los grandes aumentos en los precios del petróleo, el gas y los alimentos.

Después de que haya un nuevo líder en el Partido Conservador, Johnson presentará su dimisión a la reina en persona.

El Palacio Real anunciará oficialmente que la reina Isabel II ha aceptado la renuncia de Johnson, y dirá a quién ha invitado a ser primer ministro para sustituirlo. Esa persona irá entonces a reunirse con la reina para aceptar la invitación.

También puedes leer: ¿Por qué renunció Boris Johnson como ministro británico? Estas son las claves