Pronto se agotará la mariguana disponible en las tiendas autorizadas de Colorado, Estados Unidos. Además, obtenerla para uso recreativo de manera legal –al menos por ahora– es más costoso que comprarla en el mercado negro. 

Desde que abrieron las primeras tiendas el pasado 1 de enero, se habló de la reacción favorable de los consumidores, quienes abarrotaron los pocos centros de distribución. 

Y aunque la euforia por la creación de la industria legal de mariguana recreativa ha predominado, vendedores de EU han destacado los obstáculos que enfrenta el mercado con el que se busca combatir con el tráfico de drogas.  

Forbes habló la semana pasada del precio y la escasez como limitante. “La demanda seguirá superando a la oferta, al menos hasta que la mariguana de las primeras plantas cultivadas oficialmente para el mercado recreativo se coseche en la primavera”, adelantó.

Ayer, The Huffington Post citó a productores, dealers y expertos anónimos. El medio concluyó que el mercado negro sigue prosperando, entre otras cosas, porque aún hay pocas tiendas, porque los impuestos elevan el precio y porque la calidad de la hierba vendida al por menor no siempre es tan buena como la mariguana cultivada para fines medicinales, que a menudo se vende ilícitamente.

Sin embargo, otras fuentes mencionadas por el diario se mostraron positivas, pues creen que cuando abran el resto de los establecimientos, será más barato y más conveniente conseguir cannabis de manera legal.

El primer día de venta legal de mariguana en Colorado dejó más de un millón de dólares. El precio promedio fue de 70 dólares por octavo de onza (3.5 gramos).