Si acostumbras leer las publicaciones de WikiLeaks o sigues a Anonymous en Twitter, eres blanco de los programas gubernamentales de espionaje. 

Ayer, el nuevo medio de Glenn Greenwald The Intercept reveló el modus operandi de la Agencia de Seguridad Nacional de EU (NSA, por sus siglas en inglés),  y su similar británica contra WikiLeaks, Pirate Bay y organizaciones de hacktivistas como Anonymous. 

Basados en documentos de la NSA filtrados por Edward Snowden, Greenwald y  Ryan Gallagher advierten que no solo vigilan al fundador de WikiLeaks Julian Assange, sino a lo que el gobierno de EU llama “la red humana que apoya” a dicha organización internacional de filtración de documentos.  

“Por ejemplo, cualquier comunicación con un grupo designado como un ‘actor extranjero malicioso’, como WikiLeaks y Anonymous, sería considerado un juego justo para el espionaje”, especifican los autores, quienes destacan que lo anterior pone en cuestión la repetida insistencia de la administración de Obama que los ciudadanos no son víctimas en la redada de vigilancia de la NSA.