La Agencia de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF, por sus siglas en inglés) estimó que unos 49 mil menores de edad morirán a causa de la desnutrición en las zonas aisladas por la revuelta de los extremistas islámicos de Boko Haram, en Nigeria.

El organismo perteneciente a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) mediante un comunicado, urgió a las organizaciones benéficas que respondan a la brevedad con recursos para ayudar a los niños de esa zona que presentan una desnutrición severa.

La mayoría del casi medio millón de infantes en peligro se encuentran en zonas en las que no era fácil el acceso hasta que una fuerza multinacional las liberó del control de la milicia del grupo radical Boko Haram, a principios del año.

UNICEF explicó que la urgencia por recaudar fondos se debe a que ha recibido menos de la mitad de los 55.5 millones de dólares que solicitó a principios de año por lo que ahora las necesidades son mayores.

La insurgencia de Boko Haram en los últimos siete años se ha cobrado la vida de 20 mil personas en la región.