Indonesia es el país musulmán más poblado del mundo, y se encontraba bajo la amenaza de los extremistas islámicos desde hace meses
"Los asaltantes querían imitar las acciones terroristas de noviembre pasado en París”
Informe de la Policía de Yakarta

Después de los ataques a Estambul y a Jalalabad, en Afganistán, la semana pasada el centro de Yakarta también se vio sacudido por una cadena de explosiones seguidas de intensos tiroteos que dejaron varios muertos. 

Las explosiones ocurrieron en un Starbucks ubicado en uno de los barrios más turísticos de la capital, alrededor del Sarinah Mall, un centro comercial que se encuentra cerca de varias embajadas y edificios de la ONU.

Los ataques fueron inmediatamente reivindicados por el grupo terrorista ISIS en una declaración a través de Internet, donde el grupo afirma que “varias bombas explotaron simultáneamente gracias a los ataques de los soldados del Califato con armas ligeras y cinturones de explosivos”.

En el caso de Indonesia, donde el Islam que se practica no es violento, se cree que un millar de personas ya están siendo radicalizadas en Siria y están regresando a casa para “castigar al régimen ilegítimo ajeno a los ojos del Califato y sus valores”. 

Fuentes oficiales contabilizaron 20 heridos y cuatro muertos. Pero otros informes sugieren que pudo haber más víctimas. 

Fuertemente golpeada por el terrorismo islamista desde el año 2000, Indonesia es el país musulmán más poblado del mundo, y ya estaba bajo la amenaza de los extremistas islámicos desde hace meses. 

De acuerdo con la policía local, “los asaltantes querían imitar las acciones terroristas de noviembre pasado en París” que dejaron un saldo de 130 muertos y más de 300 heridos.

A finales de diciembre, la policía había llevado a cabo una serie de operaciones antiterroristas en la isla de Java, el archipiélago principal, con base en la información proporcionada, en particular por parte de Estados Unidos y Australia. En esa ocasión, nueve miembros del Estado Islámico fueron arrestados y varios proyectos de los ataques habían sido frustrados.

No es la primera vez que Indonesia es atacada 

Desde el año 2000, el país ha sido fuertemente golpeado por el terrorismo. En octubre de 2002, varias bombas mataron a 202 personas, entre ellas 88 turistas australianos, en el distrito de clubes nocturnos en Bali.