Este miércoles, la Asociación Industrial del Comercio de las Armas (NSSF) y la Asociación Nacional del Rifle (NRA) respondieron a la demanda interpuesta por México en contra de los fabricantes de armas en Estados Unidos por comercio negligente.

De acuerdo con los fabricantes, el gobierno de México sólo busca “un chivo expiatorio” y es él el responsable del crimen desenfrenado y la corrupción dentro de sus propias fronteras.

“La actividad criminal de México es un resultado directo del tráfico ilícito de drogas, la trata de personas y los cárteles del crimen organizado. Son estos cárteles los que hacen uso indebido delictivo de armas de fuego importadas ilegalmente a México”, señalaron.

De hecho, ambas asociaciones también acusaron que las armas son robadas al Ejército mexicano y alas fuerzas del orden público, por lo que pidieron que en lugar de buscar un chivo expiatorio deben concentrar sus esfuerzos en llevar a los cárteles ante la justicia.

Su respuesta se produce luego que el gobierno mexicano demandó a 11 fabricantes y proveedores de armas en Estados Unidos.

La demanda fue presentada ante una corte federal en Boston, Massachusetts, y no es contra el gobierno estadounidense, por lo que no debe ser considerada como un litigio diplomático, insistieron funcionarios mexicanos encabezados por el canciller Marcelo Ebrard.

“El gobierno mexicano es responsable del crimen desenfrenado y la corrupción dentro de sus propias fronteras”, dijo Lawrence G. Keane, vicepresidente senior de NSSF.

Con la acción promovida por México, se buscan al menos 10 mil millones de dólares como pagos en reparación en contra de las empresas: Smith & Wesson; Barrett Firearms Manufacturing; Beretta U.S.A.; Beretta Holding; Century International Arms; Colt’s Manufacturing Company; Glock, Inc.; Glock Ges.m.b.H; Sturm, Ruger & Co.; and Witmer Public Safety Group and Interstate Arms, ambos proveedores.

Puedes leer: Gobierno de AMLO demanda a fabricantes de armas en EU por comercio negligente e ilegal

“Esta demanda presentada por un grupo estadounidense de control de armas que representa a México es una afrenta a la soberanía estadounidense y una amenaza a los derechos de la Segunda Enmienda de los estadounidenses respetuosos de la ley a poseer y portar armas. Un derecho denegado al pueblo mexicano que no puede defenderse de los cárteles”, aseveró el representante de NSSF.

Por su parte, la Asociación Nacional del Rifle, que defiende el derecho a poseer armas para defensa o uso recreativo en EEUU, sugirió que también podría haber demandas de México en contra del Departamento de Justicia del ex presidente Barack Obama y quien fungía como fiscal en esa administración, Eric Holder.