La primera persona transgénero electa a un cargo público en Filipinas espera que su victoria demuestre que gente como ella puede contribuir a la construcción de una nación donde la gente LGBT en ocasiones sigue siendo ridiculizada en público.

El Comité Electoral proclamó ayer ganadora en la elección del lunes a Geraldine Roman en el primer distrito de la provincia norteña de Bataan.

Roman, quien ocupará el puesto legislativo que antes ocupaba su madre, expresó el ayer su felicidad por haber sobrevivido a la humillación y ataques a su género por opositores políticos durante la campaña.

La antigua editora de una agencia de noticias en español espera que su historia inspire a la comunidad LGBT y demuestre la necesidad de compasión en la sociedad.

“Al ganar, envío el mensaje a la sociedad filipina de que incluso gente de mi condición puede contribuir a la construcción de una nación y servir a la gente”, dijo en entrevista telefónica. (AP)