El fiscal panameño solicitó detener al ex gobernante, horas después de que la Corte Suprema de Justicia lo declaró en rebeldía
"El ex presidente está huyendo y hay que buscarlo para que sea conducido por los delitos que cometió”
Mitchell Doens Político panameño y una de las víctimas del presunto espionaje

Ricardo Martinelli, presidente de Panamá entre 2009 y 2014 enfrenta acusaciones que lo ubican como el líder de una red de espionaje ilegal financiada por fondos públicos. 

Los fiscales aseguran que el ex presidente usaba impuestos y empleados del gobierno para escuchar llamadas, leer mensajes de texto y seguir a activistas, abobados, líderes sindicales y políticos. 

El abogado de Martinelli afirma que su cliente es totalmente inocente y los cargos que se le imputan son una falsedad fabricada para desprestigiar al político panameño. 

En la actualidad, Ricardo Martinelli forma parte del Parlamento Centroamericano y, de ser condenado, podría pasar 21 años en prisión. Además de ser ex presidente, Martinelli es también dueño de importantes cadenas de supermercados. 

Corrupción endémica

El ex presidente de Panamá se une a una larga lista de políticos acusados de cometer un crimen en Centroamérica. 

El caso sonado más reciente fue el del ex presidente de Guatemala, Otto Pérez  Molina. El guatemalteco se encuentra actualmente encarcelado y está siendo juzgado por dirigir una red de corrupción aduanal en su país.

Estados Unidos y una comisión independiente de la ONU jugaron un papel importante para desenmascarar a Pérez Molina y llevarlo ante las autoridades.

En esta ocasión, el caso de Martinelli está siendo llevado por autoridades locales, pero Panamá es uno de los países de la región que también han sufrido el intervencionismo de Estados Unidos.

En 1989, EU orquestó un golpe de estado que acabó con la dictadura del ex informante de la CIA Manuel Antonio Noriega. 

Tras la invasión estadounidense y el derrocamiento de Noriega se sucedieron gobiernos amigables con Washington. Sin embargo los escándalos de corrupción en la región han ido en aumento. 

La justicia panameña ha abierto otros cuatro casos contra Martinelli, incluidos uno por malversación de fondos públicos, crímenes financieros, sobornos públicos y otro por otorgar perdones ilegales. 

Prófugo

La última vez que Martinelli fue visto en público fue en enero de 2015. Desde entonces se cree que reside en Miami. 

No obstante, el ex mandatario no se presentó a declarar en la Corte de Panamá y ésta se vio forzada a declararlo en rebeldía. 

La Corte Suprema también investiga a Martinelli por la supuesta sobrefacturación en un contrato por 45 millones de dólares en la compra de comida deshidratada para escuelas públicas. 

El expresidente y sus seguidores afirman que las acusaciones son sólo una persecución política encabezada por el ex canciller Juan Carlos Varela, ex aliado y luego enemigo de Martinelli. 

El millonario dueño de una cadena de supermercados alcanzó la presidencia prometiendo una cruzada contra la corrupción.