La enseñanza es parte del liderazgo para el mandatario norcoreano Kim Jong Un. 

Desde el año pasado circulan fotografías en las que se aprecia al líder rodeado de ciudadanos con el mismo cuaderno para escribir. 

Estos son soldados, miembro del partido y oficiales del Gobierno que toman nota de todos los comentarios y recomendaciones del líder. 

Como máximo líder de Corea del Norte, ha impuesto parámetros muy claros, desde que entró en función el 17 de diciembre del 2011. 

Se ha encargado de sumergirse en las familias de su nación, incluso en marzo impuso su corte de cabello como obligatorio entre los hombres. 

Esto después de lanzar la campaña en contra del cabello largo que decía: “vamos a cortarnos el pelo de acuerdo con el estilo de vida socialista”. 

Y mientras los hombres deben parecerse al dirigente, las mujeres enloquecen con él. 

“Las imágenes de mujeres enloquecidas rodeando a Kim Jong-un son habituales en la prensa, como forma de fomentar el «mito» de la fortaleza del líder”, informó ABC el pasado 24 de abril. 

Todos sus movimientos están calculados para resultar en altos niveles de popularidad.

Apunten bien

Además de ser un líder aterrador e imponente para muchos, el mandatario busca ser una guía para sus seguidores. 

La manera más ágil que encontró para hacerlo fue repartiendo libretas a sus allegados para que tomen clases en los pasillos de la vida. 

“Es parte de la imagen de que el gran líder está ofreciendo una guía benevolente”, afirmó a BBC News el estudioso de Corea, James Grayson.

Y a pesar de que “las tabletas está disponibles en el país, libretas de papel siguen siendo las favoritas”, publicó el medio el pasado 24 de abril.

Y nadie se atreve a desafiar las enseñanzas de Jong Un. 

“Estas son imágenes que se emitirán en la televisión y serán mostradas en los medios de comunicación estatales, por lo que los que están allí quieren ser vistos anotando cada palabra de Kim Jong Un. Es para presentarlo como un hombre de amplio conocimiento, pero es ridículo el no puede saber de todas esas cosas”, añade Grayson.