El presidente de Ucrania habló sobre su conflicto con Moscú. A cinco días de que su país y Rusia protagonizaran un problema naval, el mandatario Petro Poroshenko acusó a su igual ruso, Vladimir Putin, de querer apropiarse de su nación por completo.

“Putin quiere recuperar el antiguo imperio ruso. Crimea, Donbáss, el país completo. Su imperio no puede funcionar sin Ucrania. Nos ve como su colonia”, declaró ayer Poroshenko a medios alemanes.

Las suposiciones del mandatario ucraniano lo llevaron a llamar a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para que esta alianza militar despliegue barcos de guerra en el mar que comparte con Rusia, Azov

Además, Petro Poroshenko admitió que quiere la mediación de la Primer Ministra alemana, Angela Merkel, en el conflicto que tiene con Rusia. La funcionaria, por su parte, invitó a las dos partes a que realicen un diálogo para solucionar sus problemas bilaterales

La ayuda que solicitó el mandatario ucraniano a la OTAN y a Alemania es parte de sus esfuerzos para conseguir respaldo occidental en tres cosas principalmente: que Rusia reciba sanciones, asegurar ayuda militar tangible y generar oposición a un gasoducto ruso que amenaza con despojar a Ucrania de importantes ingresos.

Hasta el momento, los aliados occidentales de Ucrania no le han ofrecido nada de eso pese a sus advertencias de una posible invasión rusa.

Sólo la embajadora estadounidense en la Organización de las Naciones Unidas, Nikki Haley, denunció en una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad que las acciones ilegales de Rusia contra Ucrania hacen imposible que se llegue a formalizar una relación entre Washington y Moscú.

El conflicto entre Ucrania y Rusia se produjo cuando guardacostas rusos detuvieron el domingo pasado a dos patrullas, un remolcador y 24 marinos ucranianos frente a las costas de Crimea, territorio anexionado por Rusia.

Acusados de haber atravesado ilegalmente la frontera rusa, 12 de los ucranianos fueron puestos en detención provisional hasta el 25 de enero, conforme a la decisión de un tribunal de Simferopol, ciudad de Crimea.