Los Veintisiete miembros de la Unión Europea aceptaron el preacuerdo para que el Brexit se lleve a cabo. Después de 20 meses de negociaciones, ahora sólo falta esperar que el Parlamento Británico y la Eurocámara lo aprueben y la transición pueda llevarse a cabo sin complicaciones extras.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, confirmó el acuerdo, recalcando que sólo hará falta que el Parlamento Británico acepte el texto el siguiente mes, mientras que la Eurocámara lo estaría estudiando entre febrero y marzo.

“Es el mejor acuerdo para Reino Unido y Europa”, dijo Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, quien invitó a los diputados británicos a aprobar el texto.

El bloque aprobó dos proyectos: el Acuerdo de Retirada, el cual establece los términos de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, éste cubre la factura de 39 millones de libras que debe pagar Londres por el divorcio. Además, incluye los derechos de los ciudadanos y el llamado “backstop” irlandés, es decir, un plan de emergencia para evitar una frontera dura entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte si las futuras negociaciones comerciales se estancan.

Por otro lado, los Veintisiete dieron su visto bueno a la Declaración Política, un segundo documento que se redactó durante las negociaciones a petición de Londres, para plantear cómo serán las futuras relaciones respecto a comercio y seguridad tras el divorcio.

En caso de que ambos textos sean aceptados por el Parlamento y la Eurocámara, el periodo de transición se llevará a acabo como se tenía planeado: iniciará el 29 de marzo de 2019 y terminará hasta el 31 de diciembre de 2020.

En cualquier caso, si la Eurocámara rechaza el acuerdo de divorcio y hay Brexit sin pacto, no existiría un periodo de transición.

Para Londres, la salida debe finalizar antes de las próximas eleciones generales en Reino Unido, a mediados de 2022, aseguró la Primer Ministra Theresa May el pasado 19 de noviembre.