"Leí en redes sociales que Michelle Obama parecía estar bastante molesta al ver a la primera ministra danesa tomar la fotografía. Pero las fotos pueden mentir"

Roberto Schmidt

Fotógrafo de AFP

Una imagen no siempre dice la verdad, advirtió ayer Roberto Schmidt, el fotógrafo que capturó la foto más comentada del funeral de Nelson Mandela. 

La selfie de Barack Obama junto a la primera ministra danesa Helle Thorning y el primer ministro británico David Cameron no molestó a Michelle Obama, según el enviado de la AFP que mantuvo su mirada sobre la pareja presidencial durante el evento conmemorativo del martes en el estadio Soccer City de Johannesburgo.

“Más tarde leí en redes sociales que Michelle Obama parecía estar bastante molesta al ver a la primera ministra danesa tomar la fotografía. Pero las fotos pueden mentir. En realidad, solo unos pocos segundos antes la primera dama estaba bromeando con los que la rodeaban, Cameron y Thorning incluidos. Su mirada dura fue capturada por casualidad”, escribió en el blog de AFP.

Schmidt también expresó su opinión sobre las críticas negativas que recibió la fotografía por tratarse de un funeral.

“Dudo que alguien pudiera haberse quedado totalmente impasible durante la ceremonia, mientras que decenas de miles de personas  celebraban en el estadio”, manifestó. 

Agregó que fue interesante ver un lado más humano de los políticos, porque por lo general los vemos en un ambiente controlado.