Miles de argentinos marcharon ayer hasta la sede del Ejecutivo para exigirle mejores salarios y un aumento de los subsidios a la pobreza.

La movilización se llevó a cabo en el marco de una crisis financiera que amenaza al país latinoamericano. Ayer a primera hora agrupaciones como Polo Obrero y Barrios de Pie se movilizaron hasta la Plaza de Mayo, en la capital argentina, portando platos, tazas y ollas vacías.

Los manifestantes pidieron al gobierno del presidente Mauricio Macri medidas urgentes en materia social y económica.

Banderas de organizaciones de desocupados y de partidos de izquierda, sumadas al retumbar de tambores que marcaban el paso, dieron color a una multitudinaria protesta que se concentró en la Plaza de Mayo, donde se sumaron otros ciudadanos.

“La deuda es con el pueblo, no con el FMI”, decía una de las pancartas, en alusión al acuerdo por 57 mil millones de dólares que Macri cerró el año pasado con el organismo, que actualmente supervisa muchas de las políticas económicas del país.

Mauricio Macri, fue superado por un amplio margen por la Oposición, en las elecciones primarias del domingo pasado.

La derrota del mandatario neoliberal provocó un derrumbe en los mercados financieros, por la incertidumbre del regreso del partido de centroizquierda liderado por Alberto Ángel Fernández.

El desempleo, la recesión que no cede y la incertidumbre política de esta última semana ha ocasionado que los especialistas señalen que la inflación en Argentina podría superar el 55 por ciento anual.

Los argentinos, que se encuentran ya afectados por una inflación de 22.4 por ciento entre enero y junio, temen un nuevo golpe por efecto de la depreciación de la moneda.

En el último año, es decir de junio del 2018 a junio de este año, la inflación fue del 55 por ciento, una de las más altas del mundo.

“Lo que les pedí fue muy difícil, fue como trepar el monte Aconcagua. Están afectados y cansados. Llegar a fin de mes se transformó en una tarea imposible”, dijo al respecto Macri.

El Ejecutivo argentino anunció el pasado miércoles beneficios salariales y recortes de impuestos, en un intento por rescatar apoyo electoral de cara a las elecciones presidenciales de octubre.

Te puede interesar: El regreso de la esperanza en el peronismo