El procurador François Molins, confirmó esta mañana que Abdelhamid Abaaoud, el supuesto cerebro detrás de los ataques en París que el viernes dejaron al menos 129 víctimas mortales, murió en el allanamiento realizado el miércoles en el barrio de Saint Denis.

El procurador señaló que la policía identificó a Abaaoud por medio de sus huellas dactilares y la muerte ocurrió debido a heridas de bala sufridas por el presunto terrorista durante el operativo.  

En un principio se había dicho que el sospechoso de haber orquestado los ataques se encontraba escondido en Siria, pero la inteligencia francesa lo ubico en los suburbios de la capital del país. 

El presunto autor intelectual de los atentados del viernes pasado era un ciudadano belga de 28 años. 

Abaaoud había aparecido en videos del Estado Islámico amenazando con ataques en toda Europa.  

“Por supuesto, no es divertido hacer correr la sangre. Pero de vez en cuando es placentero ver la sangre de los infieles”, decía Abaaoud, hablando en francés en uno de los videos y sentenciaba:

“Toda mi vida he visto derramarse la sangre de los musulmanes. Rezo para que Alá rompa las espaldas de sus opositores (…). Pido que sean exterminados”.