La tensión provocada por el conflicto entre Argentina y Reino Unido por la disputa de las Islas Malvinas provocó que Cristina Fernández de Kirchner fuera excluida de la lista de invitados al funeral de la ex primera ministra británica Margaret Thatcher.

Según The Daily Telegraph, el gobierno británico dio a conocer ayer la lista de invitados a la ceremonia que se llevará a cabo el miércoles 17 de abril en la Catedral de San Pablo de Londres, y la presidenta de Argentina no aparece en ella.

La guerra de las Malvinas de 1983 fue un momento cumbre del gobierno de Thatcher, al ordenar una operación militar contra la invasión argentina en el archipiélago, cuya soberanía Fernández busca renegociar actualmente.

Una fuente del gobierno reveló que la exclusión fue a petición de la familia de Thatcher quien consideró que sería “poco apropiado” que asistiera, sin embargo entre los más de dos mil invitados sí se encuentra Alicia Castro, embajadora de Argentina.

En respuesta al hecho -y como primera referencia del gobierno del país latinoamericano hacia la muerte de la ex primer ministra-, el canciller Héctor Timerman se apresuró a contestar que Cristina Fernández carece de interés en acudir a los funerales.

“Es una provocación más, ¿a mí qué me importa si me invitan a un lugar donde no pensaba ir?”, advirtió el ministro de Relaciones Exteriores.

El diario británico destacó que el desaire del gobierno británico a la mandataria argentina podría profundizar la disputa diplomática entre los dos países por las Islas Malvinas.

Una disculpa discreta para ‘la terca’ y ‘el tuerto’

Llamadas telefónicas, tensión diplomática, cartas y disculpas radiofónicas resultaron del video en el que se escucha al presidente de Uruguay criticando a los Kirchner.

Luego de que José Mujica dijera que “esta vieja es peor que el tuerto” (refiriéndose a Cristina y a su difunto esposo Néstor) y de reiterar que “esta es más terca”, la indignación de los argentinos no tardó en verse, pero las disculpas no llegaron inmediatamente.

La Cancillería argentina manifestó en un duro comunicado “un profundo malestar”, advirtiendo que la presidenta Fernández no hablaría del tema. 

Sin embargo, fue hasta ayer –seis días después del incidente–, que el mandatario uruguayo lamentó haber “lastimado” a alguien con sus comentarios, aunque no se refirió expresamente a los Kirchner.

“Debo pedir sentidas disculpas a quienes pude lastimar en estos días por mis dichos”, dijo en la emisora uruguaya M24.

Después explicó su forma coloquial de expresarse. “Ese lenguaje pobre, en la intimidad, quedó grabado para siempre”, haciendo alusión a los años “de andar en la cárcel, en Punta Carretas, a lo que hay que sumar origen -vengo de los barrios pobres-”,  recordó Mujica.

A esta disculpa se suma una carta que, según el diario Uruguayo La República, el mandatario envió ayer a su homóloga. No dio detalles para que sea “la señora presidenta la que la haga pública, si es que lo considera conveniente”.

Aunque al día siguiente del suceso Mujica evadió disculparse en un acto público, diarios locales de Uruguay aseguraron que Fernández no contestó las llamadas de Mujica para disculparse personalmente.

Ayer, en su intervención en radio, el mandatario concluyó: “¿Pero alguien puede negar que la masa del pueblo argentino nos quiere y nos respeta? Quienes conozcan un poco la historia sabrán que cuando a la Argentina le va bien nosotros nos beneficiamos. Y al revés, cuando le va mal nosotros lo padecemos”.