Durante cinco años, el presidente Barack Obama ha liderado una política exterior basada más en como piensa que el mundo debería operar, que en la realidad
https://www.youtube.com/watch?v=m2fPPSOhKSc

La política exterior de Barack Obama lo está hundiendo. No solo como líder internacional, sino como presidente de Estados Unidos (EU). 

En medio del conflicto con Rusia, Ucrania y Crimea, el mandatario estadounidense fue víctima de severas críticas por parte de los republicanos. Aunado a esto, las intenciones de acercamiento con Cuba y la cabeza baja ante el estallido social en Venezuela, le costaron graves acusaciones en el Senado. 

“Durante cinco años, el presidente Barack Obama ha liderado una política exterior basada más en como piensa que el mundo debería operar, que en la realidad. Es un mundo en el que ‘la marea de la guerra está retrocediendo’ y EU podría, sin mucho riesgo, reducir radicalmente el tamaño de sus fuerzas armadas”, publicó The Washington Post en su editorial del pasado 2 de marzo.

Y aunque Obama no es responsable por el comportamiento del resto de los mandatarios internacionales, que no cesan el movimiento de tropas, él “debería jugar el papel de líder”, agregó el diario.  

Pero sus movimientos han sido frágiles, lo que los republicanos han aprovechado para salir de las sombras. 

Y aunque la atención del GOP se ha enfocado últimamente en recuperar el Senado en las próximas elecciones de noviembre, algunos de sus líderes están ocupados en demeritar las acciones del presidente en política exterior. 

Regresan de la muerte

Rand Paul, Marco Rubio, Chris Christie y Ted Cruz son los favoritos de las filas republicanas. Miembros de un partido que cometió varios errores el año pasado y ahora regresa de la muerte.

Estos son cuatro perfiles que los medios postulan para las próximas elecciones presidenciales en 2016. Y a pesar de que en política interna los republicanos no han podido con las acciones de los demócratas, han sabido aprovechar la oportunidad del reflector mediático hacia los asuntos internacionales para formular sus posturas. 

“Aquí la política exterior no es importante a no ser que haya una crisis (…). Hay un grupo nutrido y cualificado de candidatos. Es como tener a cinco equipos de fútbol bien preparados. Es difícil decir quién va a ganar”, afirmó el presidente de la asociación que organiza la CPAC, Al Cárdenas, en entrevista con El Mundo. 

Y la pelea de flechas entre Washington y los republicanos continúa. 

“La Casa Blanca está balanceando una serie de competencia de presiones. (Entre ellas) Obama está siendo caracterizado como débil por los opositores republicanos y bajo una intensa presión para que tome medidas enérgicas contra Putin”, informó The Guardian el pasado 4 de marzo.

Y esta fragilidad ha sido la esperanza de los miembros del GOP para retomar control del país. 

Incluso, “los republicanos de dinero –que estaban teniendo un colapso colectivo hace dos meses– dicen que ven señales de que el espíritu de la época política está cambiando su camino y esperan la tendencia continúe”, aseveró el diario estadounidense Político.

Malas decisiones, Barack

Por una parte, el senador republicano Rand Paul publicó en la revista Time, el pasado 9 de marzo, un editorial en el que aseguró que el deber de EU como líder global era condenar las acciones de Vladimir Putin hacia Crimea. 

“Esto no requiere acciones militares. Nadie en Estados Unidos está llamando a esto. Pero sí requiere de otras acciones y de liderazgo, de ambos carece lamentablemente el presidente Obama”, opinó Paul. 

Mientras, el senador Marco Rubio dijo que era “vergonzoso” que EU y el Congreso no de denunciaran o castigaran la violencia en Venezuela. 

Y aseguró que todo lo que realizaba el Gobierno venezolano era porque “cada día se parecen más económica y políticamente a Cuba”. 

“¿Pero quieren ustedes alcanzar y desarrollar relaciones amistosas con un violador en serie de los derechos humanos, que apoya lo que sucede en Venezuela y todas las otras atrocidades en el planeta? En todos los temas, ellos están siempre de parte de los tiranos”, denunció Rubio ante el Senado. 

Y las preguntas continuarán fluyendo junto a los conflictos. Y si Obama mantiene su política exterior al margen continuará recibiendo críticas por parte de los republicanos… o lo que es peor para los demócratas, los empujará a la jefatura de Estado. 

Los cuatro favoritos

> Chris Christie

El abogado y político se convirtió en gobernador de Nueva Jersey en el 2010 y fue reelecto para un nuevo período que inició el pasado enero. Christie ha apoyado el control de armas y llamó al cambio hacia la ciudadanía para los inmigrantes ilegales. Es considerado un político talentoso y popular, sobre todo después del paso del huracán “Sandy”. En los últimos meses atravesó por dos escándalos que le costaron popularidad. 

“Debemos empezar a hablar sobre aquello que defendemos y dejar de hablar sobre lo que nos oponemos”

> Ted Cruz

Hijo de un cubano, el político republicano nació en Canadá y actualmente se desempeña como senador en el Congreso.  Fue conocido por aplicar la táctica del filibustero y realizar un discurso por 21 horas en el Congreso, lo que llevó eventualmente al shutdown del Gobierno. 

Es poco popular entre las filas republicanas por su perfil polémico. 

Su postura contra el presidente Obama es directa y agresiva.

“(Washington) es un sistema corrupto e interconectado, controlado por consultores y grupos de presión”

> Marco Rubio

Actual senador del estado Florida, de ascendencia cubana. Tiene capturado el corazón  y la imaginación de su partido. Su discurso es convincente y conquistador. Y en los últimos meses se ha logrado posicionar como uno de los mejores candidatos para tratar los asuntos de política exterior. 

Incluso recetó al presidente ocho acciones para lidiar con el conflicto ucraniano. 

“(Obama) cree que puede moldear acontecimientos globales con la fuerza arrolladora de su personalidad”

> Rand Paul

El favorito de los republicanos para postularse a la presidencia. Su mensaje aislacionalista es cada vez más popular entre los activistas más conservadores. Sin embargo aseguró que de ser presidente tomaría acciones más fuertes contra el presidente ruso, Vladimir Putin.  

Asimismo, su postura en pro del libertarismo es apoyada por muchos de los jóvenes republicanos. 

“Estados Unidos es un líder en el mundo. Pero no debemos desempeñarnos como su polícia o su cajero automático”