La agencia AP dio a conocer que el tirador en una tienda de El Paso, Texas, Patrick Crusius, quien mató a 22 personas, confesó, al ser detenido, que su objetivo eran personas de origen mexicano.

El autor del mortal tiroteo se entregó a las autoridades, al mismo tiempo que confesó a los agentes que lo detuvieron que su objetivo era matar a mexicanos.

Lo anterior fue develado, según la agencia, por el detective de El Paso, Adrián García, quien en una declaración jurada confesó lo dicho por Crusius al momento de su detención.

La confesión del atacante, según el agente, se dio después de que renunciara a sus derechos Miranda y accediera a hablar con los detectives “en corto”.

Los derechos Miranda, son aquellos que protegen a los sospechosos al advertírseles que sus propias palabras pueden incriminarlos en tribunales.

TE RECOMENDAMOS LEER: LA HISTORIA DE LOS JÓVENES A LOS QUE TRAS ASESINARLOS LES PEGARON CARRITOS EN EL CUERPO; YA VAN CINCO