Los vacacionistas podrán no haberlo notado, pero los científicos sí. El mar nunca había estado tan caliente.

Según datos revelados ayer por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, la temperatura global de los océanos en junio de 2014 fue la más alta desde que comenzaron a monitorearla en 1880. 

La superficie marina global en junio estuvo 0.64 grados Celsius por encima de la media de 16.4 grados Celsius del siglo 20. El récord previo, alcanzado en junio de 1998 y empatado en octubre de 2003, en julio de 2009 y en mayo de 2014, había superado la media por 0.59 grados Celsius.

“Cabe destacar que gran parte del occidente ecuatorial y del norte oriental del Océano Pacífico, así como del Océano Índico, registraron temperaturas mucho más calientes que el promedio del mes”, detalla el informe de la NOAA.

De acuerdo con la agencia estadounidense, estas condiciones ambientales pueden contribuir a que haya una temporada activa y dañina de tifones y ciclones tropicales este año.

También la tierra

La información sobre los océanos es aún más alarmante pues la temperatura media combinada en superficies terrestres y oceánicas globales también batió récord en junio, con 0.72 grados Celsius por encima del promedio registrado entre 1901 y el año 2000.