5 mdd
comprometió Nicolás Maduro
a la causa
http://youtu.be/E6d677Q74E8

El mundo ha presenciado la expansión de un virus que lo ha acongojado, que alertó a miles y generó rumores de una posible pandemia: el ébola. 

Aunque en un inicio sólo los africanos, los médicos o los voluntarios altruistas que se encontraban en ese continente sentían muy cercana la amenaza, el virus ahora se acercó a América.

El martes las autoridades estadounidenses confirmaron el caso de un hombre en Dallas que había contraído el virus en Liberia. 

“Pocos minutos después de que la noticia de un hombre que había volado desde Liberia hasta Dallas se había enfermado con el virus mortal, un coro de funcionarios de Texas hicieron un llamado a la calma e insistieron que esta invasión sería derrotada” informó ayer Time. 

Ante la desesperación de los texanos, el doctor Edward Goodman, epidemiológo del Texas Health Presbyterian, aseguró que ya estaban preparados para este momento debido a la gran cantidad de inmigrantes africanos que acoge ese estado. 

“Hemos tenido un plan desde hace un tiempo por si llegaba a suceder un evento en el que un paciente presentara síntomas de ébola. Estamos muy bien preparados para afrontar esta crisis”, dijo el doctor el martes en rueda de prensa.  

En cuanto a aquellos que iban en el vuelo con el paciente, autoridades afirman que mientras viajaba se le midió la temperatura y no tenía signos de fiebre, por lo que es poco probable que haya contagiado a los otros pasajeros. 

“Es axiomático (y esperemos que cierto) que una persona es contagiosa sólo cuando está enferma, no cuando está gestando la infección”, escribió ayer Kent Sepkowtiz en The Daily Beast.

Por ahora, las opciones de que la enfermedad se continúe propagando por el país, y el resto del continente americano, son bajas. 

“Funcionarios aseguraron el martes que confiaban en que los procedimientos estándar para controlar la infección pueden contener el ébola en Estados Unidos. El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) está enviando expertos a Texas para que rastreen a cualquiera que pueda haber tenido contacto con el paciente mientras presentaba los síntomas”, publicó The New York Times el martes. 

Por su parte, y con el objetivo de prevenir cualquier posible epidemia en México, el secretario de Salud, Norberto Treviño confirmó el despliegue de un sistema de vigilancia epidemiológica en Tamaulipas. 

Mientras, en el mismo lugar donde nació el virus surgen buenas noticias. Aunque los casos se siguen presentando en Liberia, Sierra Leona y Guinea, su propagación en Nigeria parece estar contenida, pues no se han presentado casos nuevos desde el 31 de agosto. 

El mundo ahora sólo puede esperar que se propague la misma contención que en Nigeria para evitar que se convierta en una pandemia.