Otro que se le quita del camino al controversial magnate.

El gobernador de Wisconsin y aspirante republicano a la Presidencia de Estados Unidos, Scott Walker, anunció ayer la suspensión de su campaña.

Reportes de prensa indican que Walker no tiene fondos suficientes para cubrir gastos de personal, cuotas de participación ni viajes a las filiales estatales de su partido.

Era favorito

El gobernador de Wisconsin entró a la carrera presidencial en julio pasado como uno de los precandidatos favoritos del ala más conservadora del Partido Republicano.

Es el segundo precandidato republicano en dejar la contienda; el primero fue el exgobernador de Texas, Rick Perry.

Los sondeos revelaron la pérdida de apoyo de los votantes republicanos hasta medio punto porcentual tras su desempeño en los dos primeros debates presidenciales. 

(Fuente: Notimex)